mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Ilustración de una mujer delgada

¡No hagas dietas drásticas, por favor!

Cuantas más haces, más riesgo de engordar tienes… “¿Cuál es el secreto de esta gente que está siempre en plena forma?”, me preguntó una amiga este verano en la playa al ver pasar a una chica que parecía salida de la ‘Swimsuits Edition’ de la revista ‘Sports Illustrated’ (esa que dio el empujón a la fama a modelos como Elle Macpherson, Judit Mascó, Heidi Klum o Kate Upton). “Que se centran en comer sano en vez de pasarse la vida haciendo dieta tras dieta”, le respondí sin levantarme de la toalla y pensando en aplicarme mejor el consejo a mí misma. Las “sanisanas” -yo las llamo así, por oposición a los “fofisanos”, que no están sanos en absoluto- lo saben y hace poco lo volvió a comprobar una revisión de 25 estudios que concluyó que las dietas restrictivas son “receta segura para ir sumando kilos”. Y cuantas más dietas restrictivas haces, peor, porque vas cambiando músculo por grasa y de la peor clase: esa tan antiestética que se pega a la tripa, rodeando los órganos vitales y aumentando el riesgo de diabetes tipo 2, hipertensión, problemas cardíacos

Estos 3 tips pueden ayudarte a cambiar el chip y a conseguir ese aspecto sano y sexy que buscas:

  • Pon proteína en tu dieta, empezando por el desayuno. Hay 3 razones de peso: 1) quemas más calorías digiriendo y metabolizando proteína que metabolizando grasas o carbohidratos; 2) la proteína te mantiene llena más tiempo; 3) la proteína te ayuda a hacer músculo, que quema más calorías en reposo que la grasa. Huevos, pescados, pollo, pavo, lomo de cerdo, quesos frescos y yogures … son ricos en proteína animal. La quinoa y el tofu son ricos en proteína vegetal.
  • – Compra más en la sección de frescos. Si evitas la sección de alimentos altamente procesados y compras más en las de frutas, verduras, legumbres, pescados, carnes… eliminarás azúcares añadidos, harinas refinadas, grasas poco saludables y aditivos. Un bonus añadido: que el resto de tu familia también comerá mejor y tendrá menos riesgo de engordar.
  • Cambia bebidas con azúcar por agua. Pues sí, había algo de verdad en eso de que el agua ayuda a perder peso. Además de que cada vaso de agua que tomas en vez de una bebida azucarada te ahorra montones de calorías vacías, un estudio ha visto que beber dos vasos grandes de agua puede ayudarte a quemar hasta un 25 o 30 por ciento más de calorías en la hora siguiente.
  • – Un consejo: tampoco te pases con el agua. El exceso puede reducir demasiado tus niveles de sodio en sangre y producirte una peligrosa hiponatremia. En general, se aconseja un total de unos 2 o 2,5 litros de fluidos al día (eso suma el agua y resto de líquidos y la que contienen los alimentos).

____________________________________________________

OTROS POST QUE TE INTERESAN:

 

|

Comentarios