mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Una mujer, hablando por el teléfono móvil en la oficina

Tu móvil te delata… mucho más de lo que crees

Me da a mí que no tardaremos en verlo en CSI. Imagina cómo podría sentirse Grissom si, solo por las moléculas presentes en un móvil, pudiera saber qué come su desconocido propietario, qué productos de aseo utiliza, qué fármacos consume, en qué lugares ha estado o si hace vida al aire libre. Pues justo ese es el método que han desarrollado expertos de la Universidad de California (UC) en San Diego. El trabajo, publicado hace unos días en la revista de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos, podría tener montones de aplicaciones, desde la elaboración de perfiles criminales a la detección de narcotraficantes en aeropuertos, pasando por el seguimiento de nuestra dieta o de nuestro tratamiento médico. “Todos vamos dejando trazas de sustancias, moléculas y gérmenes allá por donde pasamos y el móvil es un chivato fantástico”, explican los expertos.

El trabajo incluía a 39 voluntarios adultos. En un estudio anterior, les habían tomado muestras (con bastoncillos de algodón) en cuatro puntos de su móvil y en ocho puntos de su mano derecha. Luego, los investigadores compararon las moléculas identificadas con estructuras de la base de datos GNPS (un sitio web que recoge datos también detectados con espectometría de masas).

“¿Te imaginas a un policía que encuentra un teléfono, una pluma o una llave sin huellas digitales ni DNA o con huellas que no están en la base de datos? Ese policía no tendría modo de saber a quién pertenece el objeto”, relata el profesor Pieter Dorrestein, autor senior del trabajo. “Pues bien, esa idea es la que nos ha llevado a investigar las posibilidades de la química de la piel. Analizando las moléculas presentes en los móviles, pudimos determinar si el usuario era mujer u hombre, si se teñía el pelo, si bebía café, si le gustaba más el vino que la cerveza, si prefería la comida picante, si recibía tratamiento para la depresión o si utilizaba cremas solares y repelente de insectos (lo cual sugiere vida al aire libre)”.

Mientras los expertos siguen perfeccionando su técnica y ampliando el número de moléculas y objetos analizados, pienso que lo de mentir al nutricionista no tardará en ser passé. No tardando mucho, nuestro móvil le permitirá saber si, de verdad, estamos siguiendo bien la dieta.

OTROS POST QUE TE INTERESAN:

 

|

Comentarios