mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

La receta del gazpacho con cebolla roja y picotas

Cebollas rojas contra el cáncer

Reconozco que no sé cocinar sin cebollas. Junto con el AOVE, dan vida a cualquier plato, desde ensaladas a salsas y, por supuesto, a las tortillas de patata. De hecho, no entiendo cómo hay gente que las prefiere sin cebolla, dicho sea con perdón. Aunque igual ahora cambian de opinión, porque un estudio canadiense ha elevado a las cebollas, en especial a las rojas, al cielo de los superalimentos, al demostrar que destruyen células cancerosas.

Para el estudio, realizado en laboratorio, investigadores de la Universidad de Guelph (Ontario) pusieron células de cáncer de colon en contacto directo con quercitina (un antioxidante) extraída de cinco variedades de cebolla. La de la variedad Ruby Ring, rica en antocianos –pigmentos que dan a esa cebolla y a otras frutas y verduras su color morado/rojizo y tienen también poder antioxidante-, resultó ser la más potente frente al cáncer.

“Aunque esa cebolla roja resultó ser especialmente eficaz, vimos que todas las variedades estimulaban la muerte celular de las células de cáncer de colon”, aclaran los autores del estudio. “En concreto, la quercitina de todas ellas creaba un entorno poco favorable para las células cancerosas y perturbaba la comunicación entre ellas, lo que inhibía su desarrollo”, explican.

Las cebollas contienen una de las mayores concentraciones del antioxidante quercitina del mundo vegetal. Además de eficacia frente a las alergias y el asma, hay estudios que le atribuyen beneficios en problemas inflamatorios como el cansancio crónico, la enfermedad cardiovascular e incluso la artritis. En cuanto al cáncer, se cree que la quercitina extrae hierro de las células cancerosas, lo que les impide crecer.

“El siguiente paso es testar esas propiedades en humanos”, dicen los expertos, que explican que “estudios adicionales con células de cáncer de mama han dado resultados igualmente esperanzadores”.

Un dato que hay que destacar es que los investigadores canadienses han extraído la quercitina por métodos naturales. “Los que utilizan disolventes dejan un residuo tóxico, y nosotros empleamos agua muy caliente en recipientes presurizados”, explican. “Es importante utilizar un método libre de sustancias químicas, porque significa que podemos añadir nuestra quercitina a zumos y alimentos e incluso utilizarla en comprimidos”, añaden.

Mientras consiguen sus objetivos, nosotras podemos añadir cebollas rojas (¡40 calorías los 100 gr!) a recetas de plena estación, como esta:

Gazpacho con cebolla roja y picotas del Jerte. En una batidora de vaso o con una varilla eléctrica, tritura 1 kg de tomates maduros pelados; medio pimiento verde; media cebolla roja; 1 diente de ajo (todo ello lavado y picado). Ve añadiendo poco a poco 250 gr de picotas deshuesadas. Incorpora medio vaso de AOVE, un chorro de vinagre de vino tinto, sal, pimienta y un vaso de agua fría y sigue triturando. Termina con unos cubos de hielo y deja reposar. Sirve en cuencos de cristal, con una ramita de menta.

OTROS POST DE ADELGAZAR SABIENDO: 

|

Comentarios