mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

depresion-adelgazar

Depresión e inflamación, una relación íntima y… 4 formas de romperla

Hace cien años, la gente hablaba menos de depresión que ahora. También es verdad que la vida actual es más “inflamatoria” que la de antes. Aunque mucha gente no lo crea, factores como el estrés, la comida rápida, mucha pantalla y menos zapato, pocos amigos de los que te hacen reír, escaso contacto con la naturaleza… tienen efecto inflamatorio y, como señalan decenas de estudios, la inflamación es íntima amiga de la depresión.
Incluso imágenes cerebrales de personas con depresión revelan tercamente inflamación neuronal. Por no aburrirte con más datos, te diré que la mayor investigación jamás realizada al respecto (publicada este año en Psychology Today) ha visto que las personas con depresión tienen niveles casi un 50 por ciento más altos de un marcador de inflamación (la proteína C- reactiva) que el resto.
¿Puedo reducir la inflamación y disminuir así mi riesgo de depresión?, es la pregunta de la gente. Por suerte, la respuesta es afirmativa y estas 4 medidas pueden ayudar:
Aprende a controlar el estrés. Ese estrés que nunca cede dispara los niveles de hormonas que promueven la inflamación. Mindfulness, respiración profunda, yoga, tai chi, meditación… pueden ser de gran ayuda si los practicas de forma regular.
Muévete más. La inmovilidad acelera el envejecimiento y aumenta el riesgo de depresión. Caminar, sobre todo al aire libre y en compañía, unas 3 ó 4 veces por semana, reduce el riesgo de depresión y de muchas enfermedades asociadas al paso de los años. (El baile es otro ejercicio muy positivo).
Toma omega-3 EPA y DHA, de efecto antiiflamatorio (los tienes en el pescado). Un estudio griego señala que cuantas más raciones de pescado consume la gente a la semana, menor es la prevalencia de depresión en esa comunidad. Otros estudios relacionan bajos niveles de omega-3 EPA con mayor riesgo de depresión severa. Incluso se ha relacionado el consumo de pescado con menor riesgo de depresión postparto y bipolar. Un solo consejo: Reduce el consumo de pescados azules de gran tamaño, porque pueden acumular cantidades peligrosas de metales tóxicos. Si, por lo que sea, no tomas pescado, pregunta a tu médico sobre suplementos de omega-3 con garantías de eficacia y seguridad.
Sal del círculo inflamatorio de la comida rápida. “Las mujeres que siguen dietas ricas en productos inflamatorios y pobres en alimentos antiinflamatorios tienen un 41 por ciento más de riesgo de ser diagnosticadas con depresión”, señala un estudio de Harvard. Harinas blancas y productos que las llevan, azúcares y bebidas azucaradas, grasas saturadas y trans y carnes rojas y derivados son alimentos inflamatorios… además de obesogénicos. Junto con los pescados y mariscos, las verduras de hoja verde, el AOVE, los frutos secos, los frutos del bosque y las especias tienen efecto antiinflamatorio.


Además…

 

|

Comentarios