mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

carne-mujer

¿De verdad es sana la carne de cerdo?

Tocino, chorizo, morcilla, jamón, lomo, costilla … El cerdo siempre ha alegrado nuestras mesas. Luego, cuando nos dijeron que las grasas de origen animal (saturadas) aumentaban los niveles de colesterol y el riesgo cardiovascular, el cerdo entero cayó en desgracia, tanto las partes grasas como las magras. Fue una generalización estúpida, porque si el lomo y el tocino vienen del mismo animal, es como si procedieran de animales diferentes desde el punto de vista nutricional.

Todavía hoy, mucha gente se sorprende cuando le dices que una ración de lomo de cerdo tiene la misma cantidad de grasa que la misma ración de pechuga de pollo sin piel. O que si una ración de 100 gr de lomo de cerdo tiene unas 130 calorías y poco más de 1 gr de grasa saturada, la misma cantidad de tocino entreverado tiene más de 700 calorías y 29 gr de grasa saturada!! (De hecho, el 70 por ciento de la grasa del cerdo está bajo su piel, en el tocino).

Si estás a dieta y crees que vas a empezar a cacarear en cualquier momento de tanto pollo como estás comiendo, alternar pechugas de ave con carne magra de cerdo puede ser una buena idea. Para que te animes, te diré que esos 100 gr de lomo de cerdo te aseguran 22 gr de proteína de calidad (esa que te ayuda a mantener músculo y tasa metabólica), más de un tercio de tus necesidades diarias de vitaminas B1, B3 y B6 y selenio, y buenas cantidades de vitamina B12, potasio, magnesio y zinc. Y no olvides este dato: cuanta menos grasa sea la carne de cerdo que consumas, más concentrados estarán esos nutrientes beneficiosos. En cambio, cuanta más grasa tenga, más “diluidos” estarán y muchas más calorías tendrá.

La pregunta de los carniceros y de los propios consumidores es: ¿Y qué hacemos con el resto del animal, es decir con la panceta, las costillas y demás trozos grasos que, tanto en solitario como en embutidos, son una gozada para el paladar?
Una solución que proponen los expertos es consumir esos bocados en pequeñas cantidades y muy de vez en cuando. Otra idea es utilizarlos como condimento en vez de cómo plato completo, como por ejemplo en estas:
Judías blancas con chorizo, jamón y verduras
(Da como para 4 raciones, de unas 250 calorías cada una)
Pocha 1 cebolleta, 1 puerro, 1 zanahoria y 2 dientes de ajo, todo ello picado, en una olla rápida con 3 cucharadas de AOVE. Añade 75 gr de chorizo de calidad en rodajas, un pimiento verde troceado, un tomate pelado y picado y una punta de jamón y rehógalo todo. Incorpora 1 cucharada de pimentón y remueve. Añade 350 gr de alubias blancas remojadas de víspera y 2 hojas de laurel. Cubre bien con agua (deben quedar caldosas), añade la sal y cierra la olla. Deja que hierva a fuego moderado unos 20 m.
Por si te lo estás preguntando: El cerdo ibérico de bellota tiene menos grasas saturadas y más insaturadas (saludables) que el blanco. Por ejemplo, las saturadas solo representan un 30%  de las grasas de un jamón ibérico de bellota.


Además…

 

|

Comentarios