mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

dieta-ejercicio

¿Puedo convertir la grasa en músculo?

Me lo pregunta Ruth, y la respuesta es NO, porque grasa y músculo son dos tejidos diferentes, lo mismo que una pera es distinta de una naranja. En cambio, sí puedes perder grasa y ganar músculo, dos objetivos fantásticos, porque con una buena composición corporal quemas más calorías en reposo y reduces el riesgo de ataques cardiacos, diabetes tipo 2 y síndrome metabólico, entre otras enfermedades.

Hay varios métodos para determinar la composición corporal, pero uno muy sencillo es el índice CUN-BAE, que puedes bajarte de Internet ya mismo.
¿Y cómo consigo una buena composición corporal?, es la pregunta. El secreto está en una dieta adecuada con suficiente proteína y en hacer trabajar a esos músculos que puede que se te estén atrofiando de tan poco usarlos.

¿Por qué digo que la dieta tiene que tener suficiente proteína? Pues porque si solo es baja en calorías, perderás músculo a la vez que grasa, y ese no es tu objetivo para nada. En cambio, las dietas de control de peso con un 30 por ciento de calorías procedentes de proteína (por poner un ejemplo, 200 gr de pechuga de pollo sin piel tienen unas 220 calorías y 46 gr de proteína) han demostrado ser las más eficaces a la hora de perder grasa y mantener músculo.
Solo un par de pistas:
1) Además de la proteína animal -en carnes, pescados y mariscos, huevos y lácteos-, hay vegetales que tienen una proteína completa (con los 8 aminoácidos esenciales), entre ellos la quinoa, el amaranto, el alforfón, las semillas de cáñamo, la soja y la espirulina.
2) También obtienes una proteína completa combinando vegetales con una proteína incompleta, por ejemplo legumbres con cereales -lentejas con arroz integral o hummus sobre pan integral o con frutos secos o semillas-ensalada de alubias con nueces o con pipas de girasol.

Si a esa dieta con suficiente proteína le añades ejercicios de resistencia (como pesas, bandas de resistencia, sentadillas, push ups…, que hacen trabajar duro a los músculos), perderás porcentaje de grasa en relación al de músculo y, al mejorar tu composición corporal, quemarás más calorías en reposo sí o sí. ¡Un estudio ha visto que 3 sesiones semanales durante 4 meses  puede aumentar el metabolismo en reposo en más de un 6 por ciento!
Si ya estás decicida, estos datos pueden estimularte aún más:
Empiezas a perder músculo a partir de los 25 ó 30 años.

Si sigues comiendo lo mismo de siempre, pero te mueves cada vez menos, ganarás grasa y perderás músculo.
“Donde más se nota el aumento de músculo con los ejercicios de resistencia es en los hombros”, explica Lou Schuler, autor de The New Rules of Lifting for Women (Las nuevas reglas con las pesas, para mujeres). Ventaja: que unos hombros más anchos hacen que la cintura parezca más pequeña.


Además…

Si tú cocinas, tú controlas
3 magníficos de la cocina española
3 nutrientes que mejoran tu energía física y mental
¿De verdad es sana la carne de cerdo?
¡El agua con bicarbonato sí elimina pesticidas!

 

|

Comentarios