mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

cacao

¿Has mirado si te falta cinc? Ojo con estos síntomas

Cada vez más cansada, Marina F., de 32 años, llevaba meses notando que se le caía el pelo, que su deseo sexual se esfumaba, que pillaba catarro tras catarro y que volvía a tener acné. Al final, una nutricionista le aconsejó que aumentara el consumo de cinc, y sus problemas fueron remitiendo. Ahora está embarazada de tres meses y me dice que está encantada. “Mi ginecólogo me ha dicho que el cinc es fundamental durante en el embarazo, tanto para el desarrollo del bebé como para mí, y sé que no voy a tener problemas por ese motivo”, me explica.

¡A nuestras células les encanta el cinc! Lo necesitamos para más de 300 funciones biológicas, desde la respuesta inflamatoria (de las defensas) a la producción de proteínas, la creación de ADN e incluso como neurotransmisor y hasta como antioxidante, para neutralizar el efecto de los radicales libres y retrasar el envejecimiento. El problema es que hay que consumirlo a diario, porque nuestro cuerpo no ha desarrollado un sistema para almacenarlo.

Conseguir el cinc que necesitas es importante, porque, además de los problemas citados por Marina, la carencia de este mineral  está relacionada con hipertensión y problemas cardiovasculares; resistencia a la insulina; altos niveles de  colesterol; dermatitis y trastornos oculares; aumento de riesgo de infecciones; pérdida de olfato; reducción del apetito y anorexia; baja fertilidad;  cicatrización lenta de heridas; partos prolongados y problemas de desarrollo en el bebé

Las mejores fuentes de cinc son las carnes (de ave, vacuno, cerdo, caza, cordero…, sobre todo criados con pastos naturales); los pescados y mariscos (en especial, las ostras, con 9 mg por unidad) los huevos y lácteos.

En cambio, los vegetales no son tan buenas opciones aunque tengan buenas cantidades de cinc -como los anacardos, las pipas de calabaza o las legumbres-, porque los antinutrientes que contienen (fitatos,  oxalatos o saponinas) impiden  su absorción. (Una forma de reducir el contenido en antinutrientes es el remojo prolongado.)

Un advertencia importante: si mala es la falta de cinc, también es malo el exceso. Más de 35 mg diarios pueden provocar intoxicación, con síntomas como náuseas,vómitos, baja producción de orina, hipotensión, problemas respiratorios, convulsiones e incluso shock.

Puedes calcular tu dosis diaria repasando el contenido en cinc de estos 10 alimentos, especialmente ricos en ese mineral esencial.

esp


Además…

Estos 10 tips te librarán de la niebla mental post-navidades
Es verdad, las pantallas engordan
Por qué hay que tirar a la basura las tostadas quemadas

 

|

Comentarios