mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Sartén con sofrito de verduras

¡Benditos sofritos!

No sé a ti, pero a mí me pasa que, cuando no sé bien cómo cocinar un plato, empiezo haciendo un sofrito… y luego ya se me ocurrirá cómo rematarlo. Sé que, con esa base, me va a salir rico sí o sí. Sé, además, que estoy preparando un guiso supersano, entre otras cosas porque, en contra de lo que mucha gente cree, algunas sustancias beneficiosas de los vegetales–por ejemplo el licopeno del tomate, un potentísimo antioxidante que protege las células frente al envejecimiento y ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer—se absorbe más y mejor cuando se prepara al calor, con aceite de oliva virgen.

“Los sofritos mediterráneos son más beneficiosos para la salud que la suma de todos sus ingredientes” oí decir hace unos días a la profesora Antonia Trichopoulou, experta en Salud Pública y Dieta Mediterránea, en un apasionante Simposio organizado por el grupo PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) y que se celebró en la Universidad de Navarra.  “No sabemos bien por qué, pero ese conjunto de vegetales cocinados con aceite de oliva ha demostrado tener beneficios especiales” explicó Antonia. “Lo importante no es tomarlos de vez en cuando, sino de forma habitual, como hacemos en los países mediterráneos”.

En el turno de preguntas, se levantó una chica con rasgos orientales que preguntó por qué entonces, con esa dieta tan saludable, los griegos y otros países mediterráneos (como España) tienen hoy las tasas de obesidad más altas de Europa. La respuesta de Antonia fue inmediata: “La explicación está precisamente en que estamos abandonando nuestra dieta tradicional, basada en productos frescos, y pasándonos cada vez más a una dieta superprocesada, ajena a nuestras tradiciones. Por suerte, en el Mediterráneo seguimos conservando aún algunas costumbres sanas, como la de los sofritos preparados con muchas verduras y aceite de oliva virgen. Costumbres como esa ayudan a entender qué nuestras altas tasas de obesidad no se corresponden con las tasas de mortalidad que se podrían esperar”.

Este post me está dando hambre y ya lo tengo decidido: Voy a prepararme un plato de pasta integral con un buen sofrito de los de toda la vida.

¡A tu salud!

|

Comentarios