mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

frio-adelgazar

Bajar el termostato puede ayudarte a perder peso

El primero que me lo contó, hace unos años,  fue el español Toni Vidal Puig,  profesor de Nutrición Molecular y Metabolismo en la Universidad de Cambridge. Me explicó cómo el frío puede activar  la formación de grasa “parda”, esa que quema calorías y nos ayuda a controlar el peso. En cambio, las calefacciones que nos permiten andar por casa en manga corta cuando fuera hace un frío pelón, favorecen la formación de grasa blanca, esa que almacena calorías y se acumula en forma de kilos de más.

“La grasa parda se encuentra sobre todo en los bebés y en los animales que hibernan; es una estrategia desarrollada por la naturaleza para que mantengan su temperatura corporal en momentos especialmente vulnerables a las bajas temperaturas ambientales”, me aclaró Vidal Puig.

Ahora, un estudio de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) demuestra que no solo en los bebés, sino también en la edad adulta, las células madre pueden responder directamente a información que reciben del entorno y, en función de esa información,  “decidir” qué tipo de grasa es necesaria en el organismo, ya sea parda o blanca.

alimentos-quemagrasas

Cómo decide  el organismo  formar tejido adiposo marrón  “dilapidador” (porque  produce calor quemando grasa, azúcar y exceso de calorías), o bien tejido adiposo blanco “ahorrador” (porque almacena energía y, cuando ocurre en exceso, genera obesidad), era el objeto del estudio.  “La conclusión de nuestro trabajo es que incluso pequeños descensos en la temperatura ambiental pueden activar las células madre para que formen grasa parda”, explica Virginie Sottile, profesora de Biología de Células Madre de la Universidad de Nottingham, que ha dirigido el trabajo.

En concreto, el estudio comprobó que cuando el mercurio baja de los 32ºC, las células madre en cultivo estimulan la producción de células de grasa parda.

“Es probable que, en el futuro, las personas que quieran reducir sus depósitos de grasa blanca y aumentar los de grasa parda ni siquiera tengan que exponerse al frío para conseguirlo”, declara Sottile. “El próximo paso es encontrar un interruptor o receptor del frío capaz de hacer las células madre respondan a cambios de temperatura ambiental in vivo”, comenta a su vez el profesor Vidal Puig. “Si existe, se podrían desarrollar  fármacos capaces de activar artificialmente ese mecanismo y, de alguna manera, “engañar” al cuerpo para que produzca más grasa parda, de esa tan “útil” para reducir el riesgo de obesidad o diabetes”.

Si quieres saber más sobre el estudio, aquí tienes el link.

 

 


Además…

Si engordas hoy… Mañana te costará más adelgazar
Trucos de cocina que ayudan a adelgazar
¿Cómo adelgazar mientras duermes?

 

 

|

Comentarios