mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

ronquidos

¡Cariño, estás roncando!

“Ahora no, porque me has despertado”, responden muchas personas cuando su pareja les da con el codo porque sus ronquidos suenan como una ametralladora (no es exageración, Jenny Chapman, abuela británica de 69 años, ¡ronca cada noche a 111,6 decibelios, equivalentes a los que genera una motosierra!).

Si te molesta el codazo o crees que no es para tanto, tienes dos opciones: irte a dormir a otra habitación o grabarte mientras duermes. Si la grabadora confirma tus ronquidos, no lo dudes: díselo a tu médico o acude a una Unidad del Sueño para que identifiquen la causa y le pongan remedio.

Dicho lo dicho, te aliviará saber que no estás sola: la mitad de los hombres roncan, pero también lo hacen el 25% de las mujeres.

Estas son algunas causas:

1. Exceso de peso. Al engordar, acumulas exceso de tejido en la garganta y el cuello y pierdes tono muscular. La consecuencia es el desplome de esos tejidos, la obstrucción de las vías aéreas y los ronquidos. La buena noticia: que si no roncabas antes de engordar, es muy probable que dejes de hacerlo al adelgazar.

2. Un cuello grande. Una circunferencia de cuello que mida más de 43  cm –tanto por herencia genética como por exceso de peso– aumenta el riesgo de roncar e incluso de  apnea del sueño.

3. Apnea del sueño. La sufren la mitad de los roncadores y es un trastorno peligroso que necesita tratamiento urgente, porque la respiración se interrumpe muchas veces entre ronquidos, reduciendo el aporte de sangre al cerebro. Ictus, hipertensión, diabetes tipo 2… están relacionadas con la apnea del sueño.

4. Nariz taponada. Cualquier cosa que te impida respirar por la nariz puede hacerte roncar, ya sea un resfriado, una gripe, una sinusitis o una alergia nasal.

5. Dormir boca arriba. Roncamos menos si dormimos de costado o “en cuchara” con la pareja que si lo hacemos boca arriba. Dormir con varias almohadas o con la cabecera de la cama elevada ayuda a evitar los ronquidos.

6. Tabique desviado. Las personas que tienen la nariz torcida tienden a respirar por la boca, lo que aumenta las probabilidades de que ronquen.

7. La forma de la boca. Si tienes un paladar blando que cae obstruyendo el paso del aire o una campanilla más larga de lo normal es probable que ronques.

8. Medicamentos y alcohol. Sedantes, ansiolíticos, tranquilizantes y algunos antihistamínicos y antidepresivos  relajan la lengua y los músculos de la garganta que, al caer, obstruyen las vías aéreas  y favorecen los ronquidos. El alcohol es otro gran culpable.

9. El embarazo. El riesgo de roncar se multiplica por tres en el último trimestre de embarazo. Aumento de peso y cambios hormonales que provocan inflamación de los senos nasales pueden ser la causa. A veces son signo de diabetes gestacional.  Sea como sea, tu médico debe saber que roncas para determinar la causa y ponerle remedio.

 


Además…

¿Por qué se me va el sueño en cuanto me acuesto?
Beneficios de dormir bien
¿Y si tu cansancio se debe a un problema de ansiedad?

 

|

Comentarios