mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Patatas fritas

Dime qué te apetece comer a todas horas y te diré qué te falta

Esos deseos irresistibles de tomar este o aquel alimento pueden ser mensajes que nos manda el cuerpo para decirnos que necesitamos ciertos nutrientes. Este puede ser el significado de ocho de ellos:

1. Chocolate. “Puede que estés depre y que, al comer chocolate, te estés automedicando”, explican en la American Chemical Society. Una onza basta para aumentar los niveles de serotonina y dopamina, que aumentan la sensación de bienestar. Como, además, el cacao es rico en magnesio, de efecto relajante y antiestrés, el efecto es notable.

2. Hielo. Un estudio de 2014 lo atribuye a falta de hierro. “Es una forma de pica – trastorno alimentario que conlleva el deseo de comer sustancias como tierra, papel, tiza, virutas de pintura…–, relacionada con carencia de hierro”, explican los expertos. “Al aumentar el aporte de sangre al cerebro, el hielo podría compensar los efectos de la anemia ferropénica”, aclaran.

3. Azúcares y harinas refinadas. Varios estudios han visto que las personas con falta de sueño tienden a comer más (unas 500 calorías extra), sobre todo en forma de dulces e hidratos refinados. También las mujeres estresadas suelen tener ansia de esos alimentos. ¿Problema? Que es una solución de corto plazo. Al poco de tomar esos productos, los niveles de energía se derrumban de nuevo y te quedas solo con las calorías.

4. Queso. Si eres fan, puedes tener necesidad de triptófano, aminoácido presente en los lácteos que favorece la relajación y el sueño. Si el deseo es intenso, puede indicar problemas de concentración. ¡Un estudio indica que las personas con TDAH (trastorno de déficit de atención con hiperactividad) tienen el doble de apetencia por el queso que el resto!

Alimentos con triptófano

 

5. Agua. La sed continua puede ser signo de diabetes, sobre todo si se asocia a frecuentes deseos de orinar. Eso pasa porque el cuerpo intenta eliminar el exceso de azúcar en sangre a través de la orina, lo que vuelve a provocar sed, para compensar los fluidos eliminados. ¡Un círculo vicioso revelador!

6. Cosas saladas. El deseo de sal puede indicar falta de sodio por deshidratación (común en días de calor, por hacer ejercicio o por resaca pura y dura), pero también carencia de otros minerales. Un estudio con mujeres vio que cuanto mayor era su deseo de tomar cosas saladas, menores eran sus niveles de calcio, magnesio y zinc. Si el deseo de sal es intenso, puede ser signo de enfermedad de Addison, en la que las glándulas suprarrenales no producen suficientes hormonas.

7. Picante. ¿Por qué en los países cálidos se consumen tantas especias picantes? Una respuesta es porque aumentan el metabolismo, lo que hace sudar más y, cuando el sudor se evapora, la temperatura corporal disminuye. Otras personas buscan el picante por el chute de adrenalina que produce. “Para ciertos individuos es casi una adicción”, dice un estudio de la Universidad de Pennsylvania.

8. Snacks grasientos. Ese deseo constante de comer snacks procesados puede indicar déficit de grasas saludables. ¿Solución? Cámbialos por nueces, almendras, bonito en AOVE o boquerones, ricos en los beneficiosos omega-3.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________________

|

Comentarios