mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Plato de hígado

Lo que te pierdes por no comer casquería

Me encantan el hígado, las mollejas, los callos, las criadillas, la lengua, los riñones … , pero creo que soy una especie en extinción, porque tienen cada vez menos fans. Ahora lo que se lleva son los filetes, chuletas, solomillo, morcillo, o sea el tejido muscular de los animales, menos ricos en grasas que los trozos que venden las casquerías. Me parece un error. No digo que haya que comer hígado o callos a diario, pero perdemos fantásticos nutrientes y sabores si cerramos la puerta a esos bocados. De hecho, los grandes cocineros del mundo compiten por tener en sus cartas platos elaborados con vísceras de ganado vacuno, porcino, ovino e incluso de aves (ocas, patos o pollo).

Maravillosa fuente de proteína, la casquería es rica en vitamina B12, folato, hierro, magnesio, selenio, zinc y vitaminas como la A, D, E y K. Por ejemplo, el hígado es tan rico en nutrientes que algunos lo llaman “la multivitamina natural”. Por su parte, los riñones son ricos en omega-3, y los callos y manitas de cerdo, una maravillosa fuente de colágeno, esencial para la salud de los huesos, articulaciones, piel, vasos sanguíneos, córnea, encías y cuero cabelludo.

Los alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3

Otra sustancia vital presente en la casquería es la colina. Cada vez más valorada por endocrinólogos y nutricionistas, gran parte de la población es deficitaria en ese nutriente esencial para el sistema nervioso, el metabolismo de las grasas y el colesterol e incluso la función detox del hígado. De hecho, un estudio ha comprobado que una consecuencia de la carencia de colina es el hígado graso no alcohólico.

Incluso si estás intentando perder peso, la casquería puede ser tu aliada. Por su riqueza en proteína, te mantiene llena más tiempo y mejora tu masa muscular y tu metabolismo.

Solo dos advertencias con respecto a la casquería:

  • Si tienes gota, consulta a tu médico si puedes comer casquería. Es rica en purinas, que aumentan los niveles de ácido úrico, y altos niveles de ácido úrico en sangre son causa de ataques de gota.
  • Si estás embarazada, evita consumir hígado o alimentos elaborados con hígado, como patés o foie gras, ricos en vitamina A. Aunque es necesaria para el desarrollo del feto, el exceso de vitamina A aumenta el riesgo de dar a luz niños con defectos de nacimiento. Los expertos aconsejan no superar las 10.000 UI (unidades internacionales) al día. Como pista, 100 gr de hígado tienen unas 17.000 UI de vitamina A.

____________________________________________________________________________________________________________

Además…

|

Comentarios