mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Cómo adelgazar perdiendo grasa y no músculo

¿Pierdes grasa o pierdes músculo cuando adelgazas?

¡Qué fácil es pensar que si me salto una comida, me ahorro 400 calorías y adelgazo! Más complicado es saber de dónde proceden los kilos que pierdo, si de grasa corporal o de tejido muscular. Porque si estoy quemando músculo en vez de grasa, voy mal, muy mal, y por 3 razones básicas:

  • 1) más masa muscular y menos masa grasa equivale a mejor salud y mejor aspecto;
  • 2) el músculo quema más calorías que la grasa incluso si estoy en reposo;
  • 3) el músculo es lo que da definición a mi silueta.

 

Hay que aclarar que en el metabolismo intervienen hormonas cuyos niveles cambian en respuesta a la dieta, los horarios, el estrés o la actividad física. Por ejemplo, cuando estamos estresadas, producimos un exceso de cortisol y adrenalina, hormonas que estimulan al organismo para que queme músculo en vez de grasa. Con la insulina pasa algo parecido. Si seguimos dietas ricas en carbohidratos refinados -harinas blancas, azúcares y féculas- nuestro organismo producirá más insulina, lo que hará que almacenemos grasa corporal. En cambio, las dietas ricas en proteína y fibra nos ayudarán a controlar el apetito y a quemar grasa.

Los alimentos que adelgazan

 

Avalados por la ciencia y más fáciles de seguir de lo que crees, estos 6 tips te ayudarán a perder la grasa corporal que te sobra:

1. Aprende a controlar el estrés. Yoga, meditación, mindfulness, respiración profunda, tai chi …ayudan a reducir los altos niveles de cortisol y adrenalina asociados al estrés.

2. Sé fiel a tus horarios. Seguir horarios regulares para comer y dormir ayuda a mantener estables niveles hormonales que influyen en la obesidad. Los horarios caóticos y las dietas yo-yo aumentan en cambio el riesgo de exceso de grasa corporal.

3. Elige productos frescos. Las dietas superprocesadas favorecen la acumulación de grasa corporal y la inflamación. Las basadas en productos frescos y sin procesar (como la Dieta Mediterránea ) reducen esos riesgos.

4. Mira a ver si tienes problemas digestivos. Hinchazón abdominal, gases, acidez estomacal, intestino irritable… suelen estar asociados a altos niveles de cortisol e inflamación. Consulta a tu médico si pueden ser consecuencia de alguna sensibilidad o alergia alimentaria, de estrés crónico o de una dieta equivocada.

5. Sal al aire libre. Volver a la naturaleza no solo reduce los niveles de cortisol y adrenalina, sino que anima a moverse más y durante más tiempo, lo que ayuda a eliminar grasa corporal.

6. Bebe agua. Con 0 calorías, reducirá tu apetito si la bebes antes de comer. Los beneficios son aún mayores si la tomas en vez de bebidas azucaradas, porque éstas favorecen la acumulación de grasa corporal. (Se aconseja beber unos 2 litros de agua al día y, en general, siempre que haya sed.)

Otros post de Adelgazar Sabiendo

|

Comentarios