mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

comida-rapida

7 razones por las que la comida rápida engorda y es menos sana

Cuanta más comida rápida o altamente procesada tomes, más riesgo de obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, cáncer o hígado graso tendrás“, repite a menudo mi amigo el profesor Miguel Ángel Martínez-González, autor de ‘Salud a ciencia cierta’ (Editorial Planeta), que ya va por la quinta edición. Este es el resumen de una larga conversación con el experto, también coautor e impulsor de ‘La Dieta Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea)’, catalogada por la ciencia como “la más saludable”. Este es un ‘retrato robot’ de la comida rápida:

1. Lleva azúcares añadidos. Ya sea en forma de azúcar común (sacarosa) o de sirope alto en fructosa, y tanto si el producto es sólido como líquido, los azúcares añadidos tienen efectos devastadores en el metabolismo. Su consumo habitual dispara el riesgo de obesidad, diabetes tipo 2, ataques cardiacos, hígado graso o cáncer, por citar algunas.

2. Es pobre en fibra. Sus harinas suelen ser blancas o “refinadas”, sin la cáscara o salvado del grano, que es donde está la fibra. Es importante aclarar que el organismo “lee” las harinas blancas como si fueran azúcar. En comparación, las harinas integrales son más saludables. ¿Por qué? Porque el germen y el salvado que contienen, ricos en elementos bioactivos saludables, proporcionan fibra, que ralentiza la absorción de azúcares e hidratos de carbono, evitando los nefastos picos de glucosa y reduciendo el riesgo de obesidad y sus consecuencias.

3. Es fácil de comer. De hecho, está pensada para tomarla deprisa y sin cubiertos. Como no da tiempo a que el organismo reciba la señal de saciedad… sigues comiendo y comiendo e ingiriendo calorías y calorías, y no de las saludables.

4. Puede provocar adicción. Nuevos estudios ayudan a entender muchos casos de obesidad mórbida, en los que los afectados son víctimas de la adicción que genera la propia comida rápida que consumen.

5. Lleva conservantes, colorantes, saborizantes o texturizantes artificiales, pocas veces identificados en las etiquetas. De hecho, la mención ‘sabores artificiales‘ puede indicar una combinación de 10 ingredientes sintéticos diferentes, pensados para aumentar el deseo de tomar más de lo mismo.

6. Puede contener grasas trans. Identificadas en las etiquetas como ‘aceites vegetales parcialmente hidrogenados’, no te dejes engañar por su origen vegetal. La hidrogenación parcial que convierte en sólidos y más fáciles de trabajar esos aceites (de girasol, canola, maíz…) los hace pro-inflamatorios y perjudiciales en cualquier cantidad, por pequeña que sea.

7. Puede llevar vitaminas y minerales añadidos. Lo hacen para compensar los nutrientes perdidos en el procesamiento. ¡Pero, ojo! Los nutrientes añadidos no tienen los mismos beneficios para la salud que el cóctel de vitaminas, minerales y fitoquímicos que tienen los alimentos frescos de forma natural.


Otros post de Adelgazar Sabiendo

– Dieta ancestral contra la comida rápida

– El café sin descafeinar mejora el trabajo en equipo

– Comer sano no es más caro

|

Comentarios