mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

comer-sano

¡Lo de comer sano va por barrios!

Es injusto, pero las diferencias sociales se aplican también a la dieta. La cosa va en función del precio del metro cuadrado del barrio de residencia, al menos en los EE.UU. Cuanto más caro, más probabilidades de comer sano. Lo han comprobado expertos de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU), basándose en datos sobre el consumo de alimentos en función de las zonas urbanas y, en especial, de ensaladas y refrescos procesados, que valoran como referencia de dieta más o menos sana.

Lo que ha visto el estudio es que cuanto menor era el precio de las viviendas de una zona, menos ensaladas y más refrescos consumían sus habitantes. Cuanto más caros dichos precios, más ensaladas y menos refrescos tomaban. Recién publicado en la revista Social Science and Medicine – Population Health, el trabajo revela que las decisiones que toman los norteamericanos sobre lo que comen y no comen tienen que ver con el entorno social en el que viven.

comer-sano2

Aquí en España y en mi humilde opinión, esas decisiones se basan sobre todo en ideas equivocadas sobre el precio de los alimentos. Vayamos por partes. Ayer mismo me compré un pack de dos lechugas frescas por 1 euro. Una vez lavadas y condimentadas, calculé que el precio por ración sería también de alrededor de 1 euro. Aclaro que yo las preparé con 1 cucharada de AOVE, un chorrito de vinagre, sal marina y pimienta recién molida y con un trozo de cebolla, 1 tomate pera y 1 huevo duro picados. Calculé, además que esa ración tendría más o menos las calorías de la lata de refresco azucarado (unas 140), con la diferencia de que la ensalada me daba casi para una comida completa (lo digo porque antes me tomé un bol de caldo de cocido desengrasado). En cambio, el refresco no cuenta como comida y no aporta nutrientes ni fibra. ¡Si, además, lleva azúcares añadidos, aumenta el riesgo de obesidad!

Recordé entonces un reportaje publicado en New York Times hace tiempo. Se titulaba ‘Por qué los ricos de hoy comen cada vez más como los pobres de antes’. Mis conclusiones son las mismas que cuando leí aquel artículo:

– Si tomas muchos alimentos frescos y pocos alimentos procesados, tienes muchas más probabilidades de mantenerte sana y de evitar los kilos de más.
– Legumbres estofadas, ensaladas vegetales, verduras frescas, caldos y purés, frutas de estación, pescados azules, semillas enteras, huevos, yogures… son de los alimentos más baratos, de los más ricos en nutrientes y fibra y de los que más llenan sin engordar.

En resumen: por el precio de una ración de comida rápida, te puedes comer un plato de lentejas estofadas, de pasta integral con mejillones o de arroz integral con tomate y un par de huevos … y disfrutar a tope, sabiendo que estás cuidando tu salud y tu silueta.


Otros post de Adelgazar Sabiendo

¿En qué alimentos está la dichosa fibra?

7 trucos para beber más agua y estar mejor hidratada

5 consejos de alimentación y salud que nadie cuestiona (y que deberías seguir en 2019)

 

|

Comentarios