mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

estres-piel

Así envejece tu piel cuando estás estresada

Ya puedes aplicarte las mejores mascarillas y sérums del mundo, que no calmarán el desequilibrio hormonal que el estrés crónico provoca en tu piel. Los efectos de los altos niveles de cortisol (hormona del estrés) se verán en forma de sarpullidos, ojeras, manchas, pérdida de elasticidad, arrugas… Es decir, en una piel sin lustre, triste y envejecida. Estos consejos pueden evitarlo:

1. ¡Ojo con lo que te inflama! La inflamación puede ser signo de un cerebro en modo estrés crónico, es decir, hiper-revolucionado. Las noches en blanco, el tabaquismo, el alcohol o los estimulantes se suman al estrés, formando un total pernicioso. Psoriasis, eccema, dermatitis, rosácea, urticaria, acné e incluso arrugas… florecen con la inflamación, por lo que te conviene buscar la calma cuanto antes.

2. Vigila tu dieta y tu estilo de vida. Para proteger la piel desde dentro, sigue una dieta compuesta por productos frescos, como pescados y vegetales ricos en antioxidantes (fresas, arándanos, cítricos, granadas, grosellas, espinacas, brócoli, alcahofas…). No olvides caminar un mínimo de 45 a 60 minutos cada día, a paso rápido y mejor al aire libre. Si puedes hacerlo, levántate de tu silla cada hora y date una vuelta por la oficina o, mejor, en exteriores. ¡La actividad física alivia el estrés!

3. No te quedes tumbada al sol. Esas horas que te pasas tumbada al sol para ponerte morena son receta segura para el envejecimiento de la piel. Manchas, arrugas, lunares y cáncer de piel son consecuencias de la exposición prolongada a los rayos UV, que pueden dañar el ADN de tus células cutáneas. Para evitarlo, aplícate una buena loción de protección solar 15 minutos después de exponerte al sol sin protección, y luego busca la sombra sí o sí. Ese cuarto de hora es suficiente para absorber la vitamina D que necesitas. (¡Los efectos nocivos de las radiaciones UV se extienden a las cabinas de bronceado!).

relajacion

Trucos para combatir el estrés

– Haz ejercicio al aire libre y/o meditación, yoga, respiración profunda, mindfulness, baile o terapia cognitiva.

– Evita la comida rápida y los alimentos altamente procesados en general, en especial los ricos en azúcares añadidos.

– Sigue una dieta rica en productos frescos y utiliza solo AOVE para cocinar y aliñar.

– Toma infusiones calmantes, como las de jengibre, ashwagandha, manzanilla, menta piperita, té rooibos, diente de león…

Duerme lo necesario (entre 7 y 9 horas cada noche) y mantén horarios regulares.

Bebe agua cada vez que te sientas agotada. La buena hidratación alivia el estrés.


Otros post de Adelgazar Sabiendo

– Si comes mucho y no engordas es gracias a tus genes

– ¡Échale huesos de jamón al caldo, que es bueno para el corazón!

– ¡Lo de comer sano va por barrios!

 

|

Comentarios