mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

vitaminaC

Si tienes estos síntomas, puede que te falte vitamina C

Antes del año 1700, el 50 por ciento de los marineros que hacían largas travesías desarrollaban escorbuto cuando ya no les quedaban verduras ni frutas frescas. ¡Y existen documentos que lo demuestran! Lamentablemente, la medicina ‘oficial’ no reconoció hasta finales de ese siglo que se podía tratar el escorbuto dando zumo de limón (rico en vitamina C) a los marineros. Hoy, todo el mundo sabe que el escorbuto es consecuencia del déficit de vitamina C. De hecho, su nombre científico es ácido ascórbico, que proviene del latín scorbutus (escorbuto).

Aunque el escorbuto es hoy poco probable, sigue siendo posible si consumes 10 mg o menos de vitamina C al día. La buena noticia es que es superfácil conseguir los 75 mg diarios que se consideran necesarios. ¡Un vaso de zumo de naranja recién exprimido o un bol de brócoli al vapor es suficiente! Eso sí, como nuestro cuerpo no fabrica ni almacena vitamina C, hay que conseguirla a través de la dieta.

Si no consumes frutas y verduras frescas, eres fumadora, abusas del alcohol o estás en tratamiento de diálisis tienes más probabilidades de que te falte vitamina C. En cualquier caso, si no consigues la que tu salud necesita, puedes notar estos síntomas:

naranjas2

Tus heridas tardan en sanar. Eso ocurre porque la vitamina C es esencial para la síntesis de colágeno, el ‘pegamento’ que mantiene unidas nuestras células y tejidos, y porque el organismo necesita colágeno para reparar daños cutáneos y ayudar a los glóbulos blancos a prevenir infecciones.

Tus encías sangran fácilmente y te salen moratones. Por un lado, la vitamina C ayuda a que la sangre coagule debidamente (lo que previene la formación de moratones) y, por otro, el colágeno es esencial para la salud de encías y dientes. ¡Un estudio comprobó que comer pomelo ayudaba a prevenir el sangrado de encías en personas con gingivitis!

Se acumula grasa en tu cintura. Estudios recientes relacionan bajos niveles de vitamina C con riesgo de obesidad abdominal. Se cree que esta vitamina ayuda a que el cuerpo queme grasa corporal para conseguir energía.

Tienes la piel seca y ajada. ¿Por qué las dietas ricas en vitamina C hacen que la piel tenga un aspecto más terso y jugoso? Porque, por un lado, dicha vitamina estimula la producción de colágeno, que asegura firmeza y tersura, y por otro, actúa como antioxidante,  ayudando a prevenir y tratar daños producidos por los radicales libres, que aceleran el envejecimiento.

Te notas cansada. En cambio, un buen aporte de vitamina C evita la anemia y la falta de energía. Un estudio con 141 oficinistas vio que cuando tomaban suplementos de dicha vitamina, se sentían menos cansados. ¿Lo mejor? Que notaban el efecto en apenas dos horas y les duraba todo el día.

Tu sistema inmunitario se resiente. La vitamina C ayuda a que el sistema inmunitario funcione como es debido. De ahí que un consumo suficiente se relacione con menor riesgo de infecciones e incluso de infartos de miocardio, ictus y varios tipos de cáncer.

– Tienes problemas de visión. Como la vitamina C ayuda a mantener el tejido conectivo, incluido el colágeno de la córnea, su déficit se cobra un precio en la salud visual. Además, por su efecto antioxidante, ayuda a prevenir las cataratas y a frenar el avance de la degeneración macular.

Te sientes deprimida. Uno de los síntomas de escorbuto es la depresión. En cambio, un estudio publicado en Journal of Psychiatric Research comprobó que incorporar vitamina C a la dieta de ratones de laboratorio revertía trastornos del estado de ánimo provocadas por el estrés y concluía que “la vitamina C puede ser una alternativa para el manejo de síntomas depresivos”. Otros estudios corroboran ese efecto.

vitaminaC2

Alimentos ricos en vitamina C: la acerola, los escaramujos, el perejil, el melón cantaloupe, los cítricos, el kiwi, los pimientos, el mango, la papaya, el kale, el brócoli, la piña, los fresones, los frutos del bosque o la sandía.


Otros post de Adelgazar Sabiendo

– ¿Cómo consigo suficiente proteína siendo vegana?

– ¡Voy a comer bien para estar más sana y delgada en 2019!

– ¿Son sanas las conservas?

 

|

Comentarios