mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

quierete-dieta

Quiérete y déjate querer para adelgazar

¿Por qué engordas si quieres perder peso? ¿Qué siniestras razones te impiden adelgazar si sabes de sobra lo que tienes que hacer, que es comer sano y lo suficiente y moverte más? Otra pregunta: ¿ Por qué consumes tantos productos ricos en calorías y pobres en nutrientes, léase pizza, bolsitas de snacks, bollería, bebidas azucaradas y, en definitiva, comida basura?

La entrenadora personal Jennifer Walters, autora de ‘The Fit Bottomed Girls Anti diet’ (algo así como “la Anti Dieta de las Chicas con Traseros Fantásticos”) nos propone hacernos 3 preguntas y que respondamos a ellas con total sinceridad:

1) ¿Tengo hambre de verdad?
2) ¿Cuál es mi estado de ánimo cuando como?
3) ¿Me paso la vida haciendo dieta?

libro-dieta

Varios estudios han comprobado que mucha gente con problemas de peso come por razones que no tienen nada que ver con el hambre. Que lo hacen por las sensaciones de placer y gratificación que provoca la comida, en especial la llamada ‘comida basura’ (rica en azúcares, harinas refinadas y grasas dudosas) que, además, genera dependencia. “Esas personas volverán a comer una y otra vez ese alimento particular para experimentar las sensaciones positivas de gratificación y placer y, al final, acabarán con exceso de peso”, explican los autores de un estudio publicado en Frontiers in Psychology (Fronteras en Psicología).

Comer puede ser la alternativa a la que recurrimos para paliar el aburrimiento, el estrés o para posponer ese trabajo que tememos comenzar“, explica Jennifer Walters. “Incluso puede que lo que estamos necesitando es un abrazo o unas palabras de cariño”, añade. Una solución que propone es: “distráete durante unos 10 o 15 minutos y luego vuelve a valorar si tienes hambre de verdad o no. Si crees que realmente la tienes, libérate de la adicción que provocan los alimentos ultraprocesados y vete a buscar una ensalada, un huevo cocido, un yogur o un puñado de almendras o nueces. No sólo conseguirás nutrientes valiosos para la mente y el cuerpo, sino que empezarás a perder peso con toda seguridad”.

diet2

Otro consejo de Jennifer es: “No hagas dieta. Dieta es igual a privación, lo cual explica por qué casi siempre acabamos tirando la toalla y perdiendo autoconfianza y autoestima. La opción inteligente es prestar más atención a las cosas que nos decimos a nosotras mismas. Olvidamos que los pensamientos negativos se convierten en emociones y, al final, actuamos en función de nuestras emociones. Si nos hablamos con cariño y desterramos de nuestra mente las ideas negativas (por ejemplo, sobre nuestro aspecto o nuestro comportamiento), conseguiremos que los pensamientos amables se conviertan en hábitos positivos”.


Otros post de Adelgazar Sabiendo

¡Ojo con los azúcares añadidos!

Secretos del jet lag que te interesa conocer si vas a viajar en avión

3 formas de empezar la semana con un aspecto radiante

|

Comentarios