mujerHoy

Adelgazar sabiendo

El blog de Marisol Guisasola

Una mujer, embarazada

Por qué las comedoras compulsivas tienen problemas para quedarse embarazadas

Todo tiene que ver con la ghrelina, esa hormona que estimula tu apetito, te lleva a comer más y aumenta tu riesgo de obesidad. Aunque ese es un efecto conocido, igual no recuerdas que también liberas ghrelina cuando estás estresada. De hecho, la ghrelina puede explicar por qué te lanzas sobre esa pizza o ese pastel cuando tienes problemas emocionales o estás bajo presión. Pero además de su papel en la obesidad, neurocientíficos de todo el mundo llevan años investigando el rol de la ghrelina en la fertilidad. Ahora, en un estudio con ratones, investigadores de la Universidad de Melbourne (Australia) han visto que dicha hormona puede alterar los efectos negativos del estrés crónico en las probabilidades de concepción. ¡O sea, que aquella idea de que puede haber una relación entre el estrés crónico, la alimentación compulsiva y unas menores expectativas de embarazo ha resultado ser verdad!

Aunque los autores del estudio aclaran que hay muchas semejanzas en la respuesta al estrés y la función reproductiva de ratones y humanos, reconocen que son necesarios más estudios para corroborar sus hallazgos. Dicho eso, añaden que cuando bloquean el receptor de la ghrelina en las hembras de ratón (lo cual anula su efecto), las consecuencias del negativas estrés crónico en la fertilidad disminuyen.
¿Conclusión? “Cambios en la dieta capaces de influir en los niveles de ghrelina podrían reducir el efecto negativo del estrés crónico en las probabilidades de fecundación“.

Una mujer embarazada, comiendo una manzana

Repasemos un poco el porqué de las cosas:
1. Todos los mamíferos hembra nacemos con un número fijo de folículos primordiales en los ovarios (las mujeres comenzamos la pubertad con unos 400.000), que no se regeneran si son dañados.

2. Aunque la mayoría de esos folículos mueren y nunca completan su desarrollo, un pequeño porcentaje sí se desarrolla y se convierte en folículos preovulatorios. Eso quiere decir que cuantos menos folículos inmaduros o primordiales tengamos, menos folículos maduros liberarán más tarde un óvulo para ser que pueda ser fertilizado.

3. El estudio comprobó, por un lado, que las hembras de ratón expuestas a estrés crónico tenían menos folículos primordiales que las no estresadas.

4. Por otro, vio que cuando bloqueaban el efecto de la ghrelina, el número de folículos primordiales era normal, a pesar del estrés.

test-embarazado

La duración de la etapa reproductiva de la mujer está relacionada con el número de folículos primordiales que tiene en sus ovarios; si pierde un porcentaje de ellos en edades tempranas, tendrá menos probabilidades reproductivas en años posteriores”, explica el Dr. Juan Antonio García Velasco, director de la Clínica IVI de Madrid. “Aunque el trabajo es interesante, faltan aún muchos pasos hasta que pueda trasladarse a la clínica. Dicho eso, incorporar el papel de la ghrelina a los estudios nos acerca a nuevas intervenciones, capaces de mejorar nuestros resultados”.


Otros post de Adelgazar Sabiendo

Por qué te duele todo cuando engordas

¿Cuántos cafés me puedo tomar al día?

Quiérete y déjate querer para adelgazar

 

|

Comentarios