mujerHoy

Vamos contigo al teatro

El blog de Pilar Ortega

MOUNT-OLYMPUS-PHOTOS-SAM-DE-MOL-(2)

Jan Fabre: una bacanal escénica de 24 horas

Jan Fabre, el gran renovador del teatro contemporáneo, el “enfant terrible” de la escena mundial, se prepara para ofrecer en Madrid su montaje más excesivo, ‘Mount Olympus’. Nada menos que 24 horas se mantienen en escena los 27 intérpretes, entre bailarines, actores y músicos, que participan en esta bacanal de emociones que comienza hoy viernes a las siete de la tarde en los Teatros del Canal y finaliza mañana sábado a la misma hora. En ese tiempo, los espectadores disfrutarán de una intensa, y larga, experiencia sensorial e intelectual en la que se funden el texto, la imagen, la danza, la música, el “body-painting”… para subrayar, con las tragedia y mitos clásicos como excusa, la vulnerabilidad del ser humano.

MOUNT-OLYMPUS-PHOTOS-SAM-DE-MOL-(3)

Es seguramente el mayor reto al que se ha enfrentado Jan Fabre en sus 30 años como director de teatro, coreógrafo, pintor, pensador y agitador de la escena mundial. El artista belga se inspiró en las fiestas dionisiacas griegas, que duraban tres días, para armar este macroespectáculo por el que aparecen los dramas de la guerra, el infanticidio, el incesto, el dolor, la desesperanza, el llanto, el horror… y también la belleza, todo mezclado, con personajes de tamaño mayúsculo, entre los que no faltan asesinos ni locos. Un montaje que va acumulando todas las demencias, todos los excesos y toda la hermosura que cabe en el cerebro de un hombre.

150518_Fabre_MountOlympus332-PHOTO-WONGE-BERGMANN-(1)

¿Cómo pueden resistir los actores, “guerreros de la belleza” en palabras de Fabre, tanto tiempo en escena? No es fácil, pero lo logran porque “los dioses” les conceden tres periodos de aproximadamente una hora para descansar y no caer exhaustos. Lo hacen sobre el escenario, a la vista del público, envueltos en sábanas o sacos de dormir.  Y el público también tiene permiso para salir de la sala para cubrir sus necesidades: comer, beber, ir al baño, descansar, dormir… Porque no todo es experiencia espiritual y hechizo emocional.

150518_Fabre_MountOlympus332-PHOTO-WONGE-BERGMANN-(2)

150518_Fabre_MountOlympus332-PHOTO-WONGE-BERGMANN-(5)

Desde su estreno mundial en Berlín en 2015, la obra ya se ha representado en Sevilla, Ámsterdam, Brujas, Amberes, Viena y Bruselas. Ahora le toca a Madrid disfrutar de este espectáculo que bebe de los héroes griegos durante todo un día completo. Por el escenario se pasean Edipo, Odiseo, Dionisos, Fedra, Agamenón, Electra, Orestes, Medea, Antígona, Ayax… Cada uno a su manera. Hay monólogos de dioses y hombres, danzas, escenas bélicas, muerte, abusos, sexo, violencia, vísceras, sangre… porque a Jan Fabre le apasiona, además de lo excesivo, lo salvaje y lo primitivo, porque, dice, los instintos primarios han sido enterrados bajo una gruesa capa de civilización.

150518_Fabre_MountOlympus332-PHOTO-WONGE-BERGMANN-(4)

“Apaguen sus teléfonos móviles, por favor. Buenas tardes, buenas noches, buena mañana, buen día y hasta mañana”. Así echa a andar “Mount Olympus”. Una maratoniana representación de la compañía Troubleyn que dirige Jan Fabre. Toda una celebración del teatro. Una mirada desenfrenada a los griegos. Al origen de la escena.

150518_Fabre_MountOlympus332-PHOTO-WONGE-BERGMANN-(6)

Madrid. Teatros del Canal (Cea Bermúdez, 1). Desde las 19 horas del viernes 12 de enero hasta la misma hora del sábado 13 de enero.


Además…

Jardiel Poncela, por partida doble
Festival de Málaga: todo un festín escénico
Iphigenia no es una princesa

 

|

Comentarios