mujerHoy

Vamos contigo al teatro

El blog de Pilar Ortega

la-casa-del-lago1

‘La casa del lago’, un “thriller” con la amnesia como aliado

Situémonos en una habitación de un hospital. Allí, una persona duerme y, cuando despierta, la vemos inquieta porque no sabe qué hace allí, desconoce qué le ha pasado y ansía salir del reducido espacio donde está porque tiene mucho trabajo, muchas cosas por hacer. ¿Qué pasaría si tú despiertas en una cama extraña, en un lecho de un centro hospitalario, y tu memoria no te permite recordar qué te ha conducido hasta allí? ¿Y si encima te acusan de un crimen?

foto-la-casa-del-lago2
Éste es el punto de partida de ‘La casa del lago‘, un “thriller psicológico, social y corporal”, en el que el abogado criminalista Óscar Almeida (Fran Calvo) y la psicóloga forense Alicia Baena (Verónica Ronda) establecen un debate dialéctico. En cada una de las charlas que mantienen, van conociendo detalles de su vida, al mismo tiempo que crecen las dudas sobre lo que es verdad y lo que es mentira… y el espectador comienza a intuir, muy poco a poco, lo que le ha pasado realmente a Óscar, a pesar de que éste padece amnesia anterógrada y su mente parece un puzzle sin armar, un verdadero laberinto.

foto-la-casa-del-lago3
Se trata de un montaje muy cinematográfico en el que se ha querido, al sostener la intriga hasta el final, rendir homenaje a Edgar Allan Poe y a Alfred Hitchcock, seguramente porque el autor del texto, el dramaturgo australiano Aidan Fennessy, es un fanático del género negro y del director de “Psicosis” y “Los pájaros”.

foto-la-casa-del-lago5
“La casa del lago” –nada que ver con el filme homónimo protagonizado por Keanu Reeves y Sandra Bullock– está dirigido por Fernando Soto, quien ha focalizado la trama en torno a dos personajes encerrados en una celda/habitación de la que no hay escapatoria. Para ello, ha articulado una estructura en torno a 12 escenas, “un combate en 12 asaltos”, en el que se ponen a prueba la justicia, el mundo de los abogados, las relaciones personales… Y todo durante 15 días en los que los protagonistas transitan por infinidad de estados de ánimo, una gama emocional imposible, por variada, de catalogar.

foto-la-casa-del-lago4
“Es un texto escrito con una medida exacta, donde las escenas tienen un ritmo con cierto tono cinematográfico y un espacio escénico que encierra a los personajes aportando cierta claustrofobia y desconcierto”, afirma Soto. “Lo que tenemos ante nosotros es un auténtico reto donde los espectadores deberán ir descubriendo los entresijos de una historia que les recordará esos thrillers donde, desde el comienzo hasta el desenlace, uno no puede moverse de la butaca”. Hasta que conocemos, impactados, ese final inesperado de ‘La casa del lago’.

Madrid. Teatro Fernán Gómez. Hasta el 1 de abril.


Además…

‘Lulú’, a vueltas con la mujer fatal
“Andrea Chenier”, un drama amoroso en plena Revolución Francesa
‘Oh Cuba’: Lorca, poesía, flamenco y son

 

|

Comentarios