mujerHoy

Espía en Hollywood

El blog de La espía

Jennifer Lawrence for thH24th AHual ELLE Women in Hollywood Awards, held at the Four Seasons in Beverly Hills, California

El día que Jennifer Lawrence cumplió su sueño

Nunca ha pisado una clase de interpretación. No conoce el método Stanislavski. Y precisamente por eso, jamás se había obsesionado con uno de sus personajes. Pero Jennifer Lawrence tampoco había protagonizado nunca una película como la muy controvertida (y muy apaleada por la crítica) Madre!. El rodaje se volvió tan intenso que, tal y como le contó recientemente a Mujer Hoy, se fracturó una costilla, se lesionó el diafragma y terminó desmayándose mientras  rodaba una de las escenas más crudas (y gores) de la película. Para rebajar la tensión, el equipo de Darren Aronofsky, director de la cinta y pareja sentimental de la actriz, ideo una solución de emergencia. En mitad del set, levantaron una tienda empapelada con fotos de las Kardashian y donde los episodios del reality show se reproducían en bucle. Lawrence lo llamaba su “lugar feliz”.

No es ningún secreto que los realities (y no solo Keeping up with the Kardashians) son el placer culpable de la estrella. Ha explicado que su novio, Darren Aronofsky, el director de culto, el ex alumno de Harvard, el del look y la filmografía intelectualoide, es incapaz de entender su fascinación por ellas. Y Javier Bardem, su marido en la película, contó en una entrevista que Lawrence le habló por primera vez del universo Kardashian. “Yo no tenía ni idea de quiénes eran y ella reía de mí: ‘¿No sabes quiénes son?’ ¡Como si me estuviera hablando de Einstein!”.

Y hace unos días, Jimmy Kimmel (que, por cierto, volverá a presentar los Oscar en 2018, ¡viva y bravo!) hizo realidad las fantasías de la actriz cediéndole su plató y su programa para entrevistar a su estrella favorita: Kim Kardashian.

“He estado obsesionada con ella y su familia durante más de una década”, dijo la actriz para presentar a su invitada. “Esto va a ser divertido”, contestó Kardashian, melenón platino y vestido ultraceñido, nada más sentarse. A lo que Lawrence respondió con una carcajada y un “probablemente no para ti…”. Y así empezó una entrevista en la que las respuestas fueron lo de menos y las preguntas resultaron demasiado íntimas, intencionadamente estrambóticas y consiguientemente geniales. “¿Cuál de tus novios estaba más loco?”. “Si estuvieras en una isla desierta y tuvieras que matar a tu familia para sobrevivir, ¿a quién matarías en último lugar?”. “¿Te tiras pedos delante de Kanye?” “¿Cuál de tus hermanas perdió antes la virginidad?”. “Si pudieras evitar el fin del mundo, ¿con quién te acostarías primero, con Donald Trump o con Kim Jong-un?”. A esta última, ninguna de las dos se atrevió a contestar.

Kardashian, a ratos divertida a ratos visiblemente cortada, respondía como podía; Lawrence, en modo “fan girl”, la miraba fascinada, se reía de sus propias bromas (la marca de la casa) y contaba que la última vez que cenó en casa de las Kardashian terminó borracha y desnuda en el armario de la estrella pidiéndole a Kanye West que la vistiera con la ropa de su mujer. Aportaron, incluso, documento gráfico de Lawrence bailando con Kris Jenner, matriarca todopoderosa del clan Kardashian. Digamos que no hubieran superado un control de alcoholemia.

Fue, sin duda, un momentazo televisivo. Aunque también tuvo su gracia cuando, acompañada de una cámara, Lawrence salió, canutillo en mano, a Hollywood Boulevard para preguntar a los viandantes si podían nombrar cinco películas que hubiera protagonizado y su ego salió gravemente lastimado. Si un día (muy, muy lejano…) su carrera en Hollywood languidece, este podría ser su plan B. Tiembla Jimmy Kimmel…

|

Comentarios