mujerHoy

Espía en Hollywood

El blog de La espía

DL_u391860_792-1024x746

Unos Globos de Oro para la historia

Los Globos de Oro ya son historia, pero, sobre todo, han hecho historia. Como todos los años, hubo vencedores y vencidos, discursos apasionados y otros soporíferos, anécdotas divertidas y desfile de modelitos. Pero todo el glamour y el autobombo típico de este tipo de eventos se diluyó en una consigna general: la censura del acoso sexual y  de los acosadores y la defensa de los derechos de las mujeres representada por el movimiento #MeToo y por la iniciativa Time’s Up. Como se había anunciado, el negro tiñó por completo la alfombra roja.

Hubo vestidos largos y cortos, con transparencias y lentejuelas, con escotazos y sin ellos, pero todos (o prácticamente todos) cumplieron a rajatabla con el reivindicativo código cromático. Ellos, con sus esmoquins y sus pajaritas, lo tenían más fácil (como siempre) aunque algunos (como Kit Harington, Chris Hemsworth o Ewan McGregor) redoblaron la apuesta añadiendo una camisa negra al look tradicional.

Los discursos feministas empezaron en la alfombra roja. De hecho, algunas estrellas dejaron a sus maridos y sus novios en casa y llegaron acompañadas de prominentes activistas de los derechos de las mujeres: Emma Watson invitó a la activista de género Marai Larasi, Meryl Streep a Ai-jen Poo, directora de la Alianza Nacional de las Trabajadoras Domésticas, Emma Stone acudió con la legendaria tenista y activista Billie Jean King y Michelle Williams posó sonriente junto a Tarana Burke, fundadora del movimiento #MeToo

Y arrancó la gala. El cómico Seth Meyers tenía el trabajo más difícil e ingrato de la noche. Debía arrancar carcajadas (es una obligación contractual del anfitrión), pero también tenía que estar a la altura del momento histórico, ni pasarse ni quedarse corto. Y, sobre todo, debía evitar meter la pata. “Buenas noches, señoras y… los señores que queden”, dijo para empezar, marcando el tono de su monólogo. Y siguió por el mismo (y espinoso) camino. “Voy a nombrar al gran elefante en la habitación… Harvey Weinstein no está aquí. Volverá en 20 años para convertirse en el primer abucheado del In Memoriam (el tradicional homenaje a los fallecidos del año)”. La broma provocó algún abucheo, pero Meyers aprobó con nota: tocó el tema, no ofendió a nadie, no resultó excesivamente controvertido y no trató de acaparar un protagonismo que no le correspondía.

globos

Algunos premios estaban cantados, como el de mejor actor dramático para Gary Oldman (por El instante más oscuro) o el galardón para Elisabeth Moss, por su trabajo en El cuento de la criada, una oda distópica a la lucha feminista, que también ganó el premio a la mejor serie dramática. Saoirse Ronan (Lady Bird) se llevó el premio a la mejor interpretación femenina en comedia y Frances McDormand recogió el suyo por el drama Tres anuncios a las afueras. Ambas tendrán que medir sus fuerzas en los Oscar. Nicole Kidman ganó su cuarto Globo de Oro por interpretar a una mujer maltratada en Big Little Lies (y dio un discurso tan emotivo como pertinente) y James Franco subió al escenario junto a Tommy Wiseau, al que interpreta en The Disaster Artist, para recibir el premio al mejor actor de comedia.

Y entre premio y premio y discurso y discurso, las presentadoras añadieron otra dosis de simbolismo a la gala. Geena Davis y Susan Sarandon, protagonistas de Thelma y Louise, presentaron juntas un premio y Barbra Streisand recordó que, 34 años después, sigue siendo la única directora en haber ganado un Globo de Oro. Quizá por eso, aprovechando que presentaba a los candidatos a la mejor dirección, Natalie Portman se quejó sutil, pero amargamente de que no hubiera ninguna mujer candidata en un año en el que, al menos, Greta Gerwig debería haber recibido una merecidísima nominación. Al fin y al cabo, su película (Lady Bird) se llevó el premio a la Mejor Comedia.

peor-vestidas

Aunque tan llamativos resultaron los reivindicativos discursos de ellas, como los atronadores silencios de los hombres que subieron al escenario. Prácticamente ninguno de ellos aprovechó la ocasión para defender los intereses y los derechos de sus compañeras. Como si ponerse una camisa negra o lucir un pin con slogan fuera un esfuerzo sobrehumano y suficiente y como si el asunto, en realidad, no fuera con ellos. Ewan McGregor (premiado por su papel en la serie Fargo) sí se acordó de su ex para agradecerle su apoyo a lo largo de toda su carrera. “Quiero aprovechar este momento para agradecerle a Ev que haya estado 22 años a mi lado y al de mis cuatro hijos. Te quiero”. Y Gary Oldman homenajeó públicamente a su mujer por “aguantar” su “locura” mientras vivía en la piel de Winston Churchill durante más de un año.

Por eso, es mejor quedarse con uno de los momentazos de la noche. Oprah Winfrey recibió el premio Cecil B. Mille a toda su carrera. Nadie (quizá ni si quiera la mismísima Meryl Streep) es tan respetada y reverenciada en Hollywood como ella. Habló de racismo y abusos sexuales y dio un discurso a la altura del momento histórico. “Quiero que todas las chicas que nos estén viendo sepan que hay un día nuevo en el horizonte. Y cuando ese día por fin amanezca, será porque un montón de mujeres magníficas, muchas de las cuales están esta noche en esta sala, y unos cuantos hombres estupendos, lucharon duro para asegurarse que son los líderes que nos llevarán a un tiempo en el que nadie tenga que decir de nuevo ‘yo también”. Amén, hermana.


Otras noticias de los Globos de Oro 2018

Globos de Oro: lista de ganadores
Globos de Oro 2018: el primer beso de Diane Kruger a Norman Reedus
Globos de Oro 2018: el discurso reivindicativo de Nicole Kidman
Globos de Oro 2018: los dardos de Seth Meyers a Harvey Weinstein y Kevin Spacey
Globos de Oro 2018: Loung Ung, la activista que ha acompañado a Angelina Jolie
Globos de Oro 2018: Kirk Douglas reaparece sobre un escenario a los 101 años
Globos de Oro 2018: todos los looks de la alfombra roja
Globos de Oro 2018: la mirada viral de Reese Witherspoon a Nicole Kidman
Globos de Oro 2018: la emoción de Oprah Winfrey, premio de honor
Globos de Oro 2018: parejas en la alfombra roja

|

Comentarios