mujerHoy

Espía en Hollywood

El blog de La espía

Singer Mandy Moore at the 75th annual Golden Globe Awards on Sunday, Jan. 7, 2018, in Beverly Hills, Calif.

La reinvención de Mandy Moore

“¿Qué fue de…?” Es la incómoda pregunta que persigue a tantas estrellas adolescentes caidas irremediablemente en el olvido. Después del pertinente éxito precoz, a algunas se las traga directamente la tierra. Otras terminan pagando las facturas gracias a papeles menores en series de televisión o películas mediocres o viviendo de los royalties de la serie o la película que un día les hizo fugazmente famosos. Las más afortunadas consiguen el más difícil todavía: reinventarse, renacer de sus cenizas y reconstruir su carrera. En este último y selecto grupo se encuentra Mandy Moore, la que un día fuera aspirante aventajada a novia de América y que  ahora vuelve a reclamar su estatus de estrella gracias a la serie de televisión This is us.

Moore fue la típica niña que bailaba en las funciones escolares, cantaba el himno nacional en los eventos deportivos, pasaba los veranos en los campamentos de teatro y soñaba con ser una estrella. Y lo consiguió antes de darse cuenta. Empezó a componer su propia música con 13 años y tuvo el típico golpe de suerte que adorna la biografía de muchas estrellas infantiles. Mientras trabajaba en un estudio de Orlando, un mensajero la escuchó cantar y le mandó una maqueta a un amigo, que a su vez era empleado de una discográfica. Poco después, Moore firmó su primer contrato y con 15 años su primer single, Candy, la propulsó al estrellato.

De pronto, se convirtió en un fenómeno adolescente. Y con 18 años, debutó en el cine en Un paseo para recordar, un melodrama con el inconfundible (y edulcorado) sello de Nicholas Sparks. Pero antes de darse cuenta, Moore se había encasillado. Encadenó una comedia romántica con la siguiente. O, mejor dicho, una película pastelona con otra: Salvados, Deseando libertad, Porque lo digo yo, Un plan para enamorarse y un largo etcétera de títulos similares…

Y así, poco a poco, su prometedora carrera se fue difuminando y el teléfono dejó de sonar de un día para otro. Técnicamente no estaba desocupada (cantó y le prestó la voz a Rapunzel en la película de animación Enredados), pero Hollywood le había dado prácticamente la espalda. Tampoco vivía de su música. De hecho, su último álbum se publicó en 2009. Y ni si quiera atravesaba un buen momento personal. En 2016, la actriz se separó de su marido, el músico Ryan Adams, después de seis años de matrimonio.

Y entonces, Moore recibió una oferta difícil de rechazar. Sobre el papel, This is us era el típico proyecto televisivo cargado de incertidumbre para rodar un episodio piloto y cruzar los dedos. Pero el papel venía con un desafío añadido para ella: la actriz debía dar vida a la misma mujer desde los 20 hasta los 66 años. El reto le pareció apasionante y decidió aceptar la oportunidad sin saber cuánto duraría o si la cadena renovaría la producción para una segunda temporada.

Dos años después, This is us es un fenómeno televisivo que obsesiona a millones de espectadores en Estados Unidos. Y Moore ha encontrado en este melodrama el papel más importante de su carrera. Mientras tanto, también ha reconstruido su vida privada. La actriz está comprometida con el músico indie Taylor Goldsmith, al que, por cierto, conoció después de elogiar uno de sus discos en Instagram y que él se pusiera en contacto con ella. Quedaron, cenaron y el resto es historia. Se casarán este mismo año.

Y la actriz piensa seguir rentabilizando su gran momento. Este año estrenará The darkest mind. Y no es una comedia romántica, sino un thriller de ciencia ficción, un género inexplorado para ella. A sus 33 años, Mandy Moore es una veterana en Hollywood. Pero ahora, además, es una veterana con un gran futuro por delante…


Además…

¿Cómo murió Natalie Wood?
El papelón de Alden Ehrenreich
9 razones para amar a Jimmy Kimmel

 

|

Comentarios