mujerHoy

Escrito en las estrellas

El blog de Astrología, Horóscopo y Tarot

pixabay

Virtudes y poderes de los cristales: el sardónice

Los cristales son más que piedras y ornamentos. Desde tiempos remotos se han usado para curar enfermedades o para armonizar, estimular o calmar nuestra vida. Hoy hablaremos de el sardónice, como se le llamaba en la antigüedad a lo que hoy conocemos como calcedonia o cornalina.

A esta piedra se le puede considerar como una de las más representativas de su especie, tiene un bello aspecto traslúcido, azul y gris. En tiempos pasados se le atribuía el poder de estimular, fortalecer y hacer más resistente a la persona que la llevaba. Se creía también que protegía de la tormenta, que tenía efectos terapéuticos y curativos contra la depresión, aniquilaba los pensamientos oscuros, el mal humor, las pesadillas, que ahuyentaba a los fantasmas o a los espíritus tristes, y preservaba de las mordeduras de serpientes y picaduras de insectos.

El origen del nombre de coralina viene dado por su transparencia córnea, es una calcedonia de color rojo carne. Así pues, el mineral fue asociado a la pasión, a la sensualidad, a la posesión a la carne y a la sangre, pero también al corazón sagrado y al amor absoluto.

PODERES Y VIRTUDES

Evita las recaídas de la fiebre. Así lo decía Santa Hildegarda, la abadesa Benedictina del siglo XII que  utilizaba cristales para curar. Ella nos indica que este cristal servía de protección contra las recaídas ya que combinaba las propiedades de la calcedonia, el sardo y el ónice. En aquel entonces, se utilizaba solamente cuando la fiebre bajaba.

El Sardónice refuerza la protección contra las recaídas de la convalecencia. Las infecciones siempre pueden volver y muchas veces las recaídas pueden llegar a ser aún peores,- sobre todo para el corazón-. Para evitar las fuerte recaídas Santa Hildegarda recomendaba llevar un anillo con este cristal después de una infección.

Era la piedra mágica de la diosa Isis, quien se dice que tenía el poder de atraer el amor a las mujeres, de volverlas fecundas y  curarles todos los problemas relativos a la sangre; menstruaciones, heridas sangrantes, hemorragias nasales, calentamiento de la sangre: como el cólera y las pasiones.

La cornalina, nace del aire caliente y se encuentra en la arena. Se usaba principalmente de la siguiente manera: cuando una persona sangraba por la nariz, debía calentar vino y ponerle dentro una cornalina. La persona dañada debía tomar este líquido. “Las hemorragias nasales se detienen enseguida”, escribió Santa Hildegarda.

Además…

Virtudes y poderes de los cristales

El Juicio Final

Del as al cuatro de bastos
El Mundo
Rituales de San Juan para conseguir prosperidad

|

Comentarios