mujerHoy

Sí nos da la vida

El blog de Lea Vélez

blog-lea-velez-amternidad

Escuela de valores

Una madre que se precie, ha de estar preparada para dar clases y lecciones de valores en los momentos más insospechados: recién salida de la ducha, mientras limpia el batido de chocolate de la alfombra buena o justo cuando cambia una bombilla subida al último peldaño de la escalera. Yo, lo siento, no lo puedo remediar, pero cuando mis hijos me vienen con un dilema moral en el peor momento, se me hace la boca agua. Adoro esta maternidad constante en la cuerda floja. Por ejemplo, el otro día, mientras le partía el filete a mi hijo de 8 años, freía un huevo y se me enfriaba mi cena de sobras, dijo mi hijo de 10 años:

-Mamá, ¿qué es lo más importante del universo?

-Uf, hay muchos universos. Especifica.

-El de las personas.

Las burbujas hirvientes del huevo frito estallaban en la sartén. Lo sacudí con la espumadera sin dejar de hablar:

-Ah, hijo, creí que ibas a preguntarme algo de física cuántica, menos mal. 

-¿Sabes la respuesta?

-Sí, cariño, creo que sé la respuesta. Muchas personas creen que lo más importante, lo que nos mueve, nos conmueve, nos lleva, nos llena, nos agita, nos altera, nos desespera, nos arrastra, nos humilla… es el amor. Que el amor es la raíz del bien y del mal o de la felicidad absoluta.

-¿El amor de darse besitos?

-Sí, ese y los demás tipos de amor también. El amor al trabajo, el amor al arte, el amor a la física, en tu caso…

-Qué tontería. -dijo el niño interrumpiéndome. -Yo creo que lo más importante es el dinero. Tener mucho dinero es lo que más importa porque sale en todas las películas y porque sin nada, nada de dinero, es muy difícil hacer nada divertido. Hay un niño en mi clase que dice que sus padres tienen muuuucho más dinero que nosotros. ¿Eso es verdad?

-No tengo ni idea, pero no creo que haya que correr demasiado para tener muuuucho más dinero que nosotros. ¿Te molesta que ese niño tenga más dinero?

-No, mami, no exactamente. Me molesta que mienta, pero no que tenga más dinero. Yo soy feliz así.

-Ah, pues entonces, ¿lo ves?, el dinero no es lo más importante para ti. En tu caso, lo más importante es la honestidad

-¿Y para ti?

-Yo pienso que se puede ser inmensamente feliz sin mucho dinero, sin mucho amor, incluso en mitad de una cierta soledad. Se puede porque verdaderamente lo más importante para las personas no es una cosa, son una serie de valores que nos hacen sentir satisfechos. Los franceses los resumieron en tres cuando hicieron la revolución.

-¿La de las guillotinas?

-Si, igualdad, libertad, fraternidad. Yo lo resumo todo en una: la felicidad, que es un equilibrio de esas tres cosas. 

-No lo he entendido muy bien.

-Ya, pero te va quedando. No te preocupes que yo no te haré un examen. Mira, cielo, lo que hay que encontrar en la vida es un sano equilibrio entre el dinero y el trabajo. Hay que conseguir ganar dinero por hacer lo que a uno le gusta. Que te paguen por divertirte. 

-Y ya puestos, conseguir que te quieran por ello.

-Bueno, eso ya sería la guinda del pastel, pero no conviene esperar a que otros te quieran a ti. Hay que dar el primer paso y querer a los demás primero. La gente es reacia al primer paso, pero muy generosa si les das un poco de pie.

alimentos-felicidad


Además…

Mi realidad es ficción
¿Sí me da la vida?

|

Comentarios