mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

Miss Experiences_Storytelling

‘Storytelling’ o el arte de contar historias

Ahora resulta que el arte de contar historias es clave en el posicionamiento digital de tu marca. ¡Pues en esto la edad me da ventaja! Los años que llevo yo contando historias sobre mis clientes y sus marcas… Ahí me tenéis colgada del teléfono contando un partnership entre Dom Pérignon y Ferrán Adriá. Una vez más, han tenido que venir las RRSS y el tan nombrado marketing digital con su engagement a confirmarme algunas cosas que siempre han sido claves en el trabajo de un buen comunicador. Para nosotros el storytelling no es algo nuevo, es nuestro recurso para conseguir el minuto de atención que necesitamos por parte de los medios para que nuestra marca se transforme en noticia.

Nuestros amigos de www.40fiebre.com nos dicen que la capacidad de conectar emocionalmente está asociada al arte de contar historias, y nos dan 10 sencillos pasos para convertirte en todo un storyteller. Aunque es algo tan sencillo como TEN ALGO QUE CONTAR. Recuerdo hace años que una de las marcas con las que trabajaba quiso hacer un evento para lanzar una barra de labios que valía 4,5 € y que no aportaba nada nuevo, más allá de un posicionamiento de precio en grandes superficies. El cliente se empeñaba en tirar la casa por la ventana con un evento, y yo me empeñaba en que era una pérdida de tiempo y dinero que podíamos reservar para otro lanzamiento en el que sí tuviéramos algo que contar. Uffff… Menos mal que me hicieron caso, porque a esa pérdida de tiempo y dinero se hubiera sumado un fracaso absoluto, un retorno cero y una imagen de lo más negativa frente a los medios.

Efectivamente lo de contar historias es todo un arte pero no sólo eso. Cuántas veces hemos comentado entre compañeros del sector la desesperación que sientes al intentar sacarle información interesante a tu cliente, que por razones varias no es capaz de compartir contigo o sencillamente no existe pero él se empeña en conseguir la contraportada de ABC. Tu storytelling se queda reducido a dos frases sin perejil y sin fundamento, frustración que provoca que te quedes con el cerebro frito y la creatividad tiritando, ya no te da para contar nada más ni para tener una idea brillante en todo el mes, y mucho menos conseguir ninguna contraportada.

Storytelling, el arte de contar historias

Ese es el devenir frecuente, lo que te aplasta pero que forma parte de tu rutina. Aunque también existe el caso extraordinario, el cliente que te deja clavada a la silla con los ojos como en el icono del whatsapp y diciendo ‘olé, olé!’ junto al dibujito de la bailaora flamenca. Hace poco tuvimos la suerte de vivir una experiencia así en BACK UP., con la que ya podremos entrar en los anales de la historia como la agencia que encontró al ‘cliente que susurraba a los caballos’.

Contactamos a una marca para gestionar su comunicación, proceso que por lo general acaba en un ‘mándame un email’ que nunca nadie responde. Bueno, sólo tú, que ante la no respuesta escribes mes tras mes sobre el hilo del mensaje, viendo cómo aumenta sin esperanza alguna la retahíla de tus monólogos. Pues ‘descuajeringadas’ nos quedamos cuando al otro lado de la línea empieza un diálogo interesante, al que le sigue un intercambio de preguntas locuaces, y que acaba con un storytelling tan bueno por la otra parte que fue el cliente quien realmente nos sedujo a nosotras. Nos enamoramos de la marca, así, a primera oída. Un flechazo inusual e inesperado que nos embaló hasta acabar bien casadas y felices con nuestra nueva relación.

Si quieres que uno de nosotros, cotillas de la comunicación, te gestione una campaña, necesitaremos saber para qué sirve el producto/servicio, lo que cuesta, el público al que se dirige, cuándo y dónde está a la venta, el proceso de elaboración, materiales, anécdotas, diferencias con la competencia y hasta la vida personal del cliente si es necesario… Pecamos de preguntones, sí, y podemos ser todo lo storyteller que queráis, pero conseguimos mucho más cuando quien nos pasa el relevo para comunicar su marca, la conoce a fondo y sabe hablar de ella como merece. Como ejemplo Ferrán Adriá, que no sólo es un referente de nuestra gastronomía sino también en contar historias. Mirad que calladita estaba yo 😉 fascinada con todo lo que decía.

|

Comentarios