mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

Todos tenemos una razón para emprender, ¿cuál es la tuya?

La única razón para emprender

Estaba deseando escribir este post.

El otro día di con una entrevista a Antonio Banderas en ‘El Hormiguero’. Lo de este hombre es para ponerle una plaza, un polideportivo, un aeropuerto y un puente si hace falta, porque cada vez que abre la boca inspira. Don Antonio, no puedo estar más de acuerdo con usted: “Emprender para ser dueño de tu propia vida”, decía.

Luego oí a Laura Baena de ‘Malasmadres‘ en ‘La Brújula’ hablar del mismo tema, y ya no pude resistirme más. Ninguno dijo nada que no hayamos oído mil veces sobre el emprendimiento, y dudo que yo vaya a aportar mucho más, pero dejadme que aborde el tema. Ahí va.

Razones por las que emprender. Solo una: FLEXIBILIDAD. De horarios y de decisiones, principalmente.

marcas tus propios horarios, siempre que no seas un fontanero y tengas que cubrir una urgencia a las 3 de la mañana, todo hay que decirlo. Puedes organizarte jornada y agenda marcándote un ‘free style’, aprovechando tus horas de máximo rendimiento que no son las mismas para todos.

Puedes recoger a tu hijo del cole y pasar la tarde con él, incluso comer juntos todos los días, que en una ciudad como Madrid es un milagro. Con los horarios y el estrés que manejaba antes no hubiera sido capaz ni de criar un cactus… ¿Qué el niño se pone malo? ¿Qué tiene un día de fiesta y el resto de los mortales no? No hay problema, ese día se trabaja a deshoras y listo.

La conciliación, vital para los emprendedores

En verano hacemos las maletas y para el norte, dos meses al fresco rodeados de naturaleza y mil planes más allá de tostarse al sol en la playa.

 

Puedes quedar por las mañanas con amigas a las que no ves desde hace años. Porque que alguien me explique por qué lo de conciliar tiene que ser solo por los hijos. ¿Qué pasa con el resto de la familia y amigos? ¿No cuentan? A ver si el que no tiene hijos no tiene vida. Mi hermano pequeño ahora vive en Madrid, y comemos juntos una vez a la semana, cosa que antes hubiera sido imposible. Y siento que estoy recuperando los años que me perdí de verle crecer cuando con 21 añitos me fui de casa.

Hacer deporte a tu aire y a tu ritmo; ir al supermercado en horas bajas, que hay hasta eco; estudiar idiomas; aprender técnicas de marketing digital; ponerte al día con el entorno online y hacer frente a las finanzas, mi talón de Aquiles y mi gran reto.

Mi largo camino hacia el emprendimiento

Pero aparte de horarios, tenemos flexibilidad en las decisiones. Poder elegir al equipo de inconscientes para que te siga en tu aventura es clave para un emprendedor. Al igual que elegir los proyectos y los clientes con los que trabajas. Por aquí hemos tenido el gustazo de mandar literalmente a la porra a un cliente que nos faltó al respeto, y nos quedamos más anchas que largas.

Y elegir a los proveedores! Esta es una de las cosas que más me gusta ☺ Son todos amigos. ¿Para qué me voy a molestar en trabajar con alguien que no conozco cuando puedo hacerlo con uno de mis amigos? Así podemos estar en contacto y además nos divertimos.

Suena todo muy bonito, y lo es. También doloroso, imprevisible y caótico… También, también. Emprender está muy poco valorado en España, y tenemos un gran camino que recorrer para hacernos con ello. Así que volveré a hablaros del tema y a poneros los dientes largos. ¡Hay que emprender! Aprendamos y emprendamos, que no es tan difícil como parece. Lo conseguí yo 😉

|

Comentarios