mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

Disfrutando de los VII Premios Mujerhoy

Muerte por eventos (Parte I: Asistir)

Un tópico típico en agencias y medios es el calendario de eventos que año tras año se repite prácticamente sin despeinarse. Siguiendo el curso escolar, empezamos en septiembre con la vuelta a la rutina, seguido de mes y medio de pasarelas nacionales e internacionales, presentaciones de nueva temporada, campaña de Navidad que continúa con los ‘Días de’ (San Valentín, el Padre y la Madre a grandes rasgos), de nuevo las pasarelas durante tres meses esta vez, repartidas en Alta Costura, Hombre, Mujer, Novias…hasta comuniones! Total que llegamos a abril y mayo con el buen tiempo y las flores, y nosotros marchitos y sin fuerza ni para tomar una caña al sol.

Sabemos que tras junio vienen dos meses de relativa calma, pero hasta llegar ahí amigos… Un sufrir. En estos tres meses se concentran todos los eventos habidos y por haber. Todos lo sabemos y acatamos, pero seguimos flipando cuando te dicen que en el mismo día hay 12 presentaciones, 3 fiestas Aniversario, 2 actos solidarios, variados estrenos artísticos y 5 fiestas de primavera.

Y este año aún encima le sumamos a tal trajín las nuevas elecciones generales y la celebración de la Eurocopa. Ole ole ole… Movida política y futbolística, contra esto no hay quien luche!

Que tu evento coincida con algo extra noticiable es la peor de las pesadillas. Recuerdo una vez que se me fue al garete un evento por coincidir con la renuncia al trono de Don Juan Carlos I. Me vi compuesta, sin asistentes y sin cobertura mediática, el mayor palo que puedes recibir en comunicación.

Nos encontramos pues ante una agenda de Madrid y alrededores que arde. Y es imposible sobrevivir a ello sin sufrir grandes repercusiones en tu nivel de estrés, en tu hígado, y especialmente en tu presupuesto para ocio. Queda pendiente para la semana que viene contaros cómo se vive un evento desde dentro, que eso si es sufrir pero bien. El tema de hoy es que como asistente tampoco es fácil hacerle frente.

Y es que son muchas cosas las que hay que tener en cuenta de cara a un evento: cómo hacer el traslado de ida y vuelta; cómo vestirte para no repetir e ir a tono; cómo preparar tu beauty intentando sortear al máximo gastos como manicura, pedicura, peluquería, maquillaje, cómo hacer una foto ‘in situ’ y publicarla ‘ipso facto’ en RRSS, que si no es como si no hubieras ido; y además cómo encajar lo que vives y experimentas para luego hacer eco de ello en el medio para el que trabajas, en el informe que tu cliente te pide o en el post de turno de tu blog.

Mi vida es un cuadro

Elegante fiesta de Chocron.

 

¿Mis trucos para subsistir? Pues en cuanto a modelito, lo ideal es contar con un buen fondo de armario de básicos clásicos que siempre hacen un apaño, sobre todo si los puedes ir combinando con un toque de tendencia por aquí y por allí. La verdad es que tengo la gran suerte de contar para eso con varios showrooms amigos, que siempre están para todo ¡amores!

Para el proceso de chapa y pintura intento marcarme un handmade siempre que puedo, que los años y la experiencia me han proporcionado la suficiente habilidad como para salir del paso. Aunque siempre puedo contar con mi descubrimiento de la temporada, los salones Oh my cut, donde en tiempo fugaz te peinan y hacen la manicura. Además sin esperas gracias a su ingeniosa app, de la que os hablaré con más detalle en el post pendiente sobre nuevas apps amigas.

De todo, lo que peor y mejor llevo es la asistencia en sí al evento. Me explico. Lo peor que me puede pasar es tener que ir sola, porque soy animalito de manada. Me disperso, no soy yo, no me desenvuelvo bien, y aún encima no me acuerdo de hacer fotos y luego Mery me mata… Así que no lo disfruto igual. Para mí lo mejor de los eventos es poder disfrutarlos con buena compañía, tanto si te la llevas puesta como si te la encuentras una vez llegas. Miss mejores recuerdos en sociedad provienen de celebraciones así. Por tanto ¡¡confirmo asistencia!! Pero con acompañante, por favor 😉

Si hay que ir y hacer lo que sea, pues se hace

Divertida fiesta de Havaianas.

|

Comentarios