mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

Todo (o casi) es mentira

‘Todo es mentira’, el falso reflejo de las Redes Sociales

Todo lo que se publica en Redes Sociales (RRSS) y blogs no tiene por qué ser verdad, ése es el tema de hoy porque parece que aún hay más de un despistado que se cree todo lo que ve en las RRSS a pies juntillas… Y para titular este post recurro a la mítica película de Coque Malla que tantas veces vi en una vieja cinta de VHS, ‘Todo es mentira’. Me parece un título perfecto para la ocasión, puesto que las RRSS y blogs se han convertido en un medio más para reforzar la imagen que queremos dar, pero no son fieles espejos de la realidad ni mucho menos.

Por ejemplo, si eres una persona con una vida sana, a la que le gusta el deporte, la naturaleza y ‘lucir’ saludable, como puede ser mi caso, tienes que subir imágenes que refuercen ese aspecto, aunque no necesariamente tiene que ser en streaming. Yo me he dado mis buenas carreritas en plena naturaleza y me he subido alguna que otra montaña, pero igual las fotos que he colgado ilustrando tales hazañas se han hecho otro día en que iba de paseo acompañada y mona, no echa unos zorros y sudando la gota gorda. Son cuestiones de practicidad e imagen.

¿Alguien puede asegurar que salí a correr?

Otra de las cosas que lleva a confusión es el tema de los viajes. Podréis verme de aquí para allá, en sitios increíbles e incluso en avión privado. Si alguien piensa que esto corre de mi cuenta está muy equivocado, ya que estos dispendios son cosa de los clientes para los que trabajo, que invitan a estos maravillosos viajes a las agencias y a los medios: Si no preguntad a periodistas gastronómicos y de belleza los viajes que nos hemos marcado juntos…

Recuerdo que una vez nos cerraron Versalles para una cena de un grupo de periodistas internacionales. ¿Os imagináis que lo hubiera costeado yo? De ser así, la versión bloguista del tema hubiera sido un picnic a base de pintxo de tortilla y cerveza en el Retiro. Nada que ver con el jamón ibérico y el champán que también durante años formaron parte de mi dieta habitual, pero que provenían de las promociones de maridajes que hacíamos con los clientes, no de mi raquítico presupuesto para alimentación, que justo en los inicios de mi emprendimiento era de denuncia a la OMS…

¡En Versalles!

Otro truco que utilizamos cuando estamos perezosas y no queremos pasar por el taller de chapa y pintura, que en mi caso es frecuente, es tirar de imágenes en las que se nos vea de espaldas, ligeramente difuminadas, solo una mano… Y no tienes que ser tú necesariamente. Por los años que llevo en el mundillo de la comunicación, cuento con un buen banco de imágenes en Back Up que irán saliendo ahora, pero son casi todas vintage, con solera y todo. Si me sirve para ilustrar lo que estoy contando pues adelante con ello.

Por supuesto, no todos los modelitos ni joyas, pieles o bolsos carísimos que lucimos tienen por qué pertenecer a nuestra dote. En alguna ocasión he llegado a llevar muchos ceros encima gracias a los amigos que tenemos en las marcas, pero cual Cenicienta al día siguiente desaparecen por arte de magia junto con la carroza, y vuelvo a mi humilde vida con toda la tranquilidad del mundo.

Joyas, vestidos caros... Pero no tiene porque ser mío

Os cuento todo esto porque me he encontrado con detectives, jueces, abogados e incluso amigos sentenciando que todo lo que se publica en el entorno digital es cierto, cuando en ningún manual, ley o Biblia se dice que esto tenga que ser así. Por tanto si os encontráis alguna vez con este tipo de acusaciones, ya podéis echar mano de esta lista de argumentos para aclarar que en el entorno digital no todo es verdad, solo tiene que parecerlo.

Dicho esto, engancho mi maleta y me voy de escapada, que mi chico es muy espléndido y me ha regalado un viaje increíble a Croacia del que ya os hablaré… MEENTIIIIIIRA, me fui hace un par de semanas pero me venía bien contarlo ahora para usarlo de ejemplo, ¿lo veis? 😉

|

Comentarios