mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

¡Nos vamos de concierto! (No todo va a ser trabajo)

Bruce Springsteen vs Coldplay

Dos conciertazos seguidos y presupuesto para solo uno de ellos… ¿Bruce Springsteen o Coldplay?

Claramente elegiría Bruce, el Boss, el único artista por el que siento admiración absoluta. El rockero que lleva más de 30 años en nuestras vidas, el que lo da todo en el escenario a sus 66 años. Al que le gusta más un concierto que vender música en iTunes. El que baila con abuelas y adolescentes haciéndolas sentir las mujeres más suertudas del planeta. El que adora mi tierra en la que sus hijos surfean. El que me ha inspirado para escribir y crear (muy a pesar de algún vecino cascarrabias) en los momentos en los que mi imaginación estaba por los suelos, ayudando incluso a ganar algún que otro cliente 😊.

Al otro lado del ring se encuentra un tal Christian Martin, sin voz ni chicha ni ‘limoná’, cuyo nombre ya me crea rechazo. Pero… Por mi chico y por una de mis mejores amigas se hace cualquier cosa, sobre todo porque el plan que se fue formando en torno al concierto era de lo más atractivo: un fin de semana en Barcelona con una tropa de amigos, concierto y final de la Champions, todo organizado a la perfección sin tener que ocuparme de nada, para variar. Porque encontrar hotel en una Barcelona a punto de reventar se planteaba como misión imposible. Menos mal que los chicos de Halcón Viajes se ocuparon del tema, y nuestros chicos gestionaron las comidas, cenas y entradas, unos soles que nos tratan como a unas 👸👸👸.

Chicos y chicas

Y 3, 2, 1… ¡Comienza el espectáculo! Porque más que un concierto aquello fue un espectáculo. Yo tardé un ratito en sucumbir ante semejante montaje, los que me conocéis sabéis por qué. Pero en cuanto sonó The scientist ya no pude resistirme ante aquel despliegue de color y ritmos. CM (a partir de ahora lo llamaré así, para no sentenciarlo al pobre) me resultó de lo más simpático, hablando castellano sin parar y agradeciendo a España su entrega. Con más voz de la que recordaba, ya que la última vez que lo vi Mateo era solo un guisante en mi barriga, nos brindó horas de música non stop, con un público feliz y entregado hasta el último minuto. Reconozco que el plan de concierto/festival es uno de mis últimos descubrimientos, pero se ha posicionado como una de mis diversiones favoritas. En ellos no cabe el mal rollo, todo el mundo está en modo disfrute, descubres familias unidas por la música y ves a distintas generaciones cantar y bailar como locos.

¡Conciertazo!

Lo cierto es que la marca Coldplay la tienen claramente definida y perfectamente estudiada. Empezando por las mismas entradas, con las que nos regalaron las típicas pulseritas de colores que Coldplay recupera y recicla en cada concierto. Además que nuestros chicos, muy vascos ellos, se hicieron con las entradas más VIP del lugar, y con ellas nos dieron un original regalito exclusivo de la gira que se hizo unos cuantos kilómetros para poder traérselo a Mateo de recuerdo. Y siguiendo con la puesta en escena, color y más color que transmite buen rollo, mensajes de paz y amor en la mayoría de sus letras y en sus frases al público. Planetas, estrellas y universo, logo con el símbolo de la flor de la vida, pájaros que simbolizan libertad…

Me dio qué pensar un comentario de nuestro amigo Gaby, que de música y festivales sabe un rato ya que es el alma de Last Tour, la empresa que organiza el BBK Live. Nos dijo que en las bandas de música no hay egos. Puede que haya un líder que sea la cara visible del grupo, pero para sacar adelante una canción más vale que se pongan todos de acuerdo. ¿Qué drama actual se nos viene a todos a la cabeza con esto? Ya podría ser así para el resto del mundo…

Chris Martin, in concert

En fin, ya casi al final del concierto descubrí el detalle bloguista que me enamoró, la leyenda #globalcitizen que CM luce en su brazo derecho. Al final somos todos ciudadanos de este planeta, altos, bajos, rubios, calvos, barbudos (que en Barcelona hay miles, pero ninguno tan guapo como Txoron 😘). Da igual cómo y de dónde seamos, todos tenemos derecho a ser felices, a disfrutar de nuestra familia y amigos, y a dejarnos llevar por la música cuando la ocasión lo merece, sea con Bruce o con Coldplay. Aunque para esta bloguista con alma rockera está Bruce y después el resto. Larga vida al Boss 😍😍😍!!

¡Este es mi Boss!

|

Comentarios