mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

Encontrar financiación, o mis siete años en el T-I-B-E-T

7 años en el T-I-B-E-T para una financiación

Lo dicho, han sido 7 años en el T-I-B-E-T (Trámites-Instancias-Burocracias-Excels y Tirones de pelo varios). Toda una maraña de papeleos y burocracias para conseguir una financiación. De hecho han tenido que aparecer varios gurús de las finanzas en mi vida para que yo pudiera enfrentarme a ese plan de negocio, porque la letra me quedaba redonda, pero lo de los números me desesperaba.

Allá por 2009 me decidí a intentar conseguir una financiación para ampliar y mejorar mi negocio, primero como autónoma y años más tarde como micropyme. En todo este tiempo siempre he oído que hay subvenciones para todo, y más para alguien como yo, mujer joven emprendedora que contrata a gente que está en el paro. Que por supuesto que me darían alguna ayuda. Bueno pues no. Lo he consultado cientos de veces y ni como mujer ni como emprendedora ni como joven (que, evidentemente, con el tiempo dejé de serlo) he conseguido encontrar una subvención. Miento, sí me dieron una para montar la web de BACK UP, pero maldita la hora… Me concedieron 1.000 € y me obligaron a hacerlo con una empresa en concreto, la cual hizo una chapuza y me ha estado sangrando de lo lindo por mantenimiento hasta que entró en mi vida 1&1, rey de las webs sencillas. Actualmente tenemos la web en obras… No digo más.

Descartado el tema subvención, empecé a interesarme por las líneas ICO, llamadas de atención de los bancos para emprendedores, a los que ofrecen distintas financiaciones y no sé cuántos tipos de productos financieros. Nada. Resulta que mi empresa daba unas pocas pérdidas y las empresas que dan pérdidas no tienen apoyo de ningún tipo 😳 Primera sorpresa… Así que se ayuda a las empresas que van bien y a las que van mal no. Claro… Tiene todo el sentido.

¿Empresa en pérdidas? ¡Pues te quedas sin ayudas!

Pero no me di por vencida. Con ayuda de familia y amigos conseguí darle la vuelta a los números y tener una empresa sana como una manzana y sin una sola deuda con Hacienda, que era mi principal problema. Ese tema merece todo un post por sí mismo, apuntado queda en la agenda bloguista. Entiende tú los impuestos que pagas, cuándo, cuánto y por qué…

Una vez hecho esto, me planté en Avalmadrid a consultar los tipos de financiación y los requisitos. Esto fue hace 4 años… Pues financiación para energías renovables, tecnológicas y todo este tipo de empresas lo que quieras. Para la mía, ninguna. Pero no me vino mal como toma de contacto, ya que pude aclararme con el papeleo a presentar. Intenté ponerme con ello, pero nació Mateo y BACK UP quedó en un segundo plano.

Este año volví a retomar el tema. ¿Que hay que montar algo tecnológico para conseguirla? Pues se monta, ale, que yo siempre he querido tener una tienda online. Vuelta a Avalmadrid para poner el proyecto en marcha, pero de nuevo me doy de bruces con la burocracia. Para dárnosla era necesario un plan de negocio detallado, facturas proforma, los cierres de los años anteriores… Un aburrimiento todo, pero ya me lo estaba tomando como algo personal, no iban a poder conmigo ni con mi voluntad de salir adelante.

Esto lo saco sí o sí

 

Retomé todo el trabajo que empecé hace 4 años. Y aunque algo tenía ya adelantado, han sido 5 meses de trabajo extra que me ha dejado agotadita. Por fin llegó el momentazo de llevar todos los papeles bajo el brazo (por supuesto con Inesada incluida: se me olvidaron las escrituras de BACK UP que tuve que llevar al día siguiente…). Un bonito librazo encuadernado con toda la documentación ordenadita y bien clarita. Tan orgullosa estoy de él que lo luzco a la primera de cambio y aquí está, reinando en la oficina como una obra de arte más, que lo es.

Lo peor de todo fue el mes de agonía mientras el departamento de ‘riesgos’ estudiaba el caso. Por un lado, estaba convencida de que me lo tenían que dar. El plan de negocio era redondo y los numeritos cuadraban a la perfección. Pero por otro… Estos de riesgos siempre sacan algo por lo que echar por tierra el trabajo de tanto tiempo. Y yo, que paciencia tengo la justa y parece que me gusta vivir al límite, pues me lancé a montar la tienda online sin esperar respuesta. Inesada al cuadrado…

Afortunadamente, al mes nos llamaron para dar luz verde a la operación, coincidiendo con el lanzamiento de la web, mydresser-in.comun tocador online donde encontrar piezas artesanales y tocados exclusivos que hace mi amiga Carmina Barrajón. Ya tengo mi nuevo negocio y la tranquilidad de saber que por lo menos hay fondos para arrancar. Y sobre nuestro tocador… Por supuesto os hablo de ello en el próximo post con todo lujo de detalles 😉

¿Final feliz?

|

Comentarios