mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

02_20160701_MissExperiences_25_Findecurso

El temido fin de curso

Y llegó el temido fin de curso… Todas con los enanos alterados, no hay manera de que se duerman a la hora ni que mantengan ninguna de sus rutinas. El chat de madres en la recta final del curso venía avisando, estaba que echaba humo. Que si van de uniforme, que si no. Que si llevan merienda o tienen allí por el cumple de alguien. Que si celebraciones varias de graduación, de fiesta del agua, de la espuma o de fiesta por amor a la fiesta…

Mateo en menos de un mes lleva una excursión con pernocta incluida, una ofrenda de flores, un fin de semana completo de actividades y unas cuantas celebraciones más. Los de mi compi bloguista, que son dos, pues todo por partida doble, con proceso febril-gripal incluido, cómo no. Y es que acaban agotados, tanto físicamente como mentalmente. Continuos cambios de horarios y rutinas en muy breve plazo, que en mi caso además rizan el rizo con la custodia compartida. Tema digno de veinte, cincuenta, mil posts monotemáticos, pero aún no me siento con fuerzas para ello.

El caso es que este final de junio ha sido agotador, y lo peor está por venir. Una de las frases más oídas por las madres expertas es la de “ahora empieza lo duro, hasta septiembre”. Sin cole, sin rutina, asalvajados con los horarios y el entorno veraniego-festivo que nos rodea a todos. Que si no es un día que quedas con amigos es la familia, con la que pasas una semana, un primito que se agrega a la familia, los vecinos con los que los niños hacen masa compacta inseparable tipo Fuenteovejuna, todos a una.

01_20160701_MissExperiences_25_Findecurso

Son casi tres meses de despiporre para ellos, donde la conciliación se convierte en el gran circo mundial. Por lo que entran en juego campamentos, ludotecas, viajes de idiomas o empaquetamientos al pueblo con los abuelos… lo que sea necesario para que estén entretenidos mientras tú afrontas tu final de curso particular, que suele ser duro, muy duro: balance semestral, actualización de presupuestos, cierre de trimestre y con la cabeza ya puesta en la campaña de Navidad, ni más ni menos.

Y esto lo escribe una privilegiada, porque ya os conté que en julio y agosto me instalo en el norte, al fresco y con mil planes para el enano en los que no hay que dejarse el sueldo ni en los que necesariamente entra en escena la playa más concurrida del lugar. Es la suerte de contar con un trabajo flexible, oficina portátil y gran adaptación a horarios y escenarios imposibles en los que teclear y atender a la clientela. Porque fuera de Madrid estoy, pero operativa también, eso por contra lo llevo incorporado 24/7. Una de cal y otra de arena.

La verdad es que con esto del veraneo siempre he sido afortunada. Para mis padres, autónomos los dos con un negocio de vestidos de novia que atender, era inviable que pasaran más de un domingo con nosotros en plena temporada. Por eso nos mandaban a La Rioja con mi abuela, a ellos no les dábamos guerra y ella disfrutaba de nietos, y nosotros como locos corriendo entre viñas, donde el máximo peligro que teníamos era caernos de algún árbol. Y de adolescentes tuvimos la misma versión pero en la playa. Mi adorado Somo, donde he pasado los mejores veranos del mundo de joven y de no tan joven, ya que he podido disfrutar de su calma con Mateo desde muy bebé.

04_20160701_MissExperiences_25_Findecurso

Así que en que playa o en interior, mis vacaciones de pequeña siempre duraban mucho, y aunque no tengo el recuerdo de añorar a mis padres esos meses, ahora lo analizo y creo que es una pena, ellos emprendedores como yo sacrificaban sus veranos y no disfrutaban junto a nosotros de los chapuzones, los juegos y las risas de los momentos de ocio.

Yo hoy por hoy tengo la suerte de poder disfrutar todo lo que puedo y más con mi hijo, adaptando horarios y haciendo el pinopuente para llegar a todo, y dando gracias de que agosto es un mes plano de actividad en el sector. Por tanto comienza realmente el summer time, el tiempo de amigos, familia, lectura, relax, deporte y planificación para el próximo semestre. Y por supuesto bloguisteando y tecleando para no faltar a nuestra doble cita semanal 😉

Otros posts que te pueden interesar:

|

Comentarios