mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

Visita de Inés Sainz al Festival BBK Live

BBK Live, el festival de festivales

Mis amigos más cercanos, que ya van siendo pocos pero muy importantes, saben lo que significa en mi vida el BBK Live. Para empezar, es el festival de festivales. No me considero ni mucho menos una experta en el tema, pero estoy rodeada de amigos que sí lo son, como Gaby, cuya empresa Last Tour precisamente organiza todo este sarao.

Pero lo que le hace algo muy especial para mí es que la primera vez que asistí, hace tres años, supuso un cambio radical en mi vida. Casi a rastras fui al festival pensando que una y no más, porque no me atraía nada la idea. Y para mi propia sorpresa salí enamorada de los festivales, de la música en directo, del ambiente distendido y diverso, pero sobre todo de la persona tan especial que se encuentra hoy a mi lado. Me reencontré con la música, con mis orígenes y, como diría una princesa prometida, con el amor verdadero. Oooooohhhhh 😍 💖  Pero así fue, tal cual.

02_20160708_MissExperiences_27_BBKlive_xoptimizadax

Sobre el reecuentro con la música y el amor creo que se entiende perfectamente. Quizá deba aclarar por qué supuso un reencuentro con mi tierra. Llevo 19 años en Madrid y no me acostumbro. A Madrid le debo mucho, sobre todo profesionalmente, pero nunca he perdido el Norte con respecto a lo que mis orígenes se refiere. Mi familia, gran parte de mis amigos y mi forma de vida está en Euskadi, pero hubo un tiempo en que por seguir una estela equivocada casi me pierdo a mí misma y por tanto el contacto con mis raíces. Ese día en que sentí la música, la tierra, a mi gente y el chispazo de un auténtico amor, todo volvió a tener sentido. De ahí que el BBK Live sea la banda sonora de mi vida y una cita anual imprescindible.

Pero bueno, dejo de ponerme sentimental y vamos a lo que vamos. Al pedazo de cartel y a los más de 10 años de trayectoria que lleva el BBK Live a sus espaldas. Pocos festivales cuentan con su bagaje, su experiencia y su profesionalidad, lo que los ha llevado a conseguir este año a Arcade Fire. Sucumbo ante las canciones de este grupo, que puedo poner horas y horas en el coche, en la oficina, en verano o en invierno. Nunca les había visto en directo pero me podía hacer a la idea del espectáculo que sería. Me equivoqué… ¡¡Es mucho más espectacular de lo que imaginaba!!

Inés Sainz en el BBK Live

Inés Sainz en el BBK Live

Vaya conjunción de genios, vaya despliegue de instrumental y vaya capacidad de cambiar de tercio así, sin más, como si yo preparo el relaxing café con leche para el desayuno. Me he estado informando y lo que allí había era ni más ni menos que lo siguiente: guitarra, batería, bajo eléctrico, bongó, batería, piano, violín, viola, violonchelo, contrabajo, xilófono, glockenspiel, teclado, sintetizador, trompa, acordeón, arpa, mandolina y zanfona. Sí, he tenido que buscar más de un instrumento en Wikipedia, pero como para no…

Lo que más me impresionó de todo fue la coordinación para moverse tanta peña por el escenario y la facilidad con la que todos ellos pasaban de un instrumento a otro, lo mismo veías a uno con un acordeón y luego en otra canción pasaba a la guitarra. Concretamente una de las chicas me dejó loca, que en unas cuantas canciones pasó por el bongó, la batería, el acordeón y el piano por lo menos… Todo ello sin perder ni un ápice de energía y dándolo todo en cada nota.

Es cierto que la calidad de sonido y montaje en un festival es más limitada que en un concierto propio, y que estaban cansados por su reciente concierto en Barcelona, pero aún así fue una experiencia brutal que supo a poco, y que además tuvo un carácter muy vasco debido al continuo txirimiri. Menos mal que ya estamos más que acostumbrados y fue una dulce compañía más. Y menos mal que en las fotos de noche todos los gatos son pardos, porque de pelo íbamos muy mal todos…

Inés Sainz disfrutando de unos de los conciertos del BBK Live

Inés Sainz disfrutando de unos de los conciertos del BBK Live

Después del gran concierto estuvimos viendo a otros grupos también fantásticos, y dimos una vueltecita por las instalaciones, un recinto inmenso al que no le falta detalle. Este año me sorprendió un espacio nuevo, Basoa (’El bosque’ en euskera). Era una zona de baile con ambientación natural donde un continuo relevo de DJs te animaba a mover el esqueleto a pesar de las altas horas y del cansancio festivalero.

Poco más puedo contar, queridos, porque es una experiencia que hay que vivir. Como bloguista os relato mi punto de vista, pero como Inés os animo a que el próximo año vengais a disfrutar de la mejor música en directo en el mejor ambiente y en un entorno inigualable. Que además os juntais unos díitas y os dais un garbeo por mi tierra, bella donde las haya.

Mis Experiences. Conciertos en el BBK Live

Mis Experiences. Conciertos en el BBK Live

|

Comentarios