mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

01_20160803_MissExperiences_31_Nutrimedic

Por razón y cuestión de peso

INÉS: Casi a punta de pistola reconozco que tengo una buena genética que me ha ayudado a mantener el peso que yo he considerado adecuado para mi altura, gustos y forma física. A mí siempre me ha gustado estar delgada y, con algunos sube y baja por presión, felicidad o embarazo, siempre he estado en línea. Pero también es cierto que no todos tienen esa suerte.

Conozco a María, mi compañera bloguista, desde hace 12 años. Y ante su lucha contra la báscula siempre le he dicho lo mismo: ‘menos es más, menos comer y más ejercicio’. Pero este año me he dado cuenta de que eso no es todo. Durante un año hemos estado comiendo lo mismo, realizando casi la misma actividad física y llevando vidas similares. Hasta los problemas personales nos han alcanzado por igual y hemos tenido que afrontar momentos bajeras alternativos e incluso simultáneos. Un buen añito, sí, y con todo yo me mantengo y la niña me engorda 10 kilos, algo que ninguna entendemos. Por tanto puedo afirmar que sí, que algo pasa con Mary.

Y en el momento en que ya estaba a punto de coserle la boquita a punto de cruz, el destino nos puso en el camino a la doctora Conchita Vidales. Ya os hablé de ella en un post anterior, cuando os contamos nuestra experiencia con el plan Detox de Drink 6 by Nutrimedic, que fue el primer paso y su puesta a punto para iniciar en la clínica un tratamiento de coach nutricional del que os irá hablando ella misma a lo largo del proceso. Aupa Mary!! 😘

02_20160803_MissExperiences_31_Nutrimedic

MARÍA: Nunca pensé que sería por razones de peso por lo que subiría a la palestra y me expondría frente a todos. Quien me conoce puede estar alucinando un poquillo, tal que así 😳😳😳. Porque después de tantos años en comunicación, he reafirmado mi papel entre bambalinas, evitando salir a la luz y dejando que sean los demás quienes asomen la cabeza. Miedo escénico, inseguridad, timidez, como queráis llamarlo. Pero es raro raro raro que por una vez me atreva a dar la cara y que sea precisamente para hablaros de mi peso y de mi decisión de poner ya el tema en manos de expertos, en este caso de la doctora Conchita Vidales y de su clínica Nutrimedic.

Llevo muchos años luchando contra mi falta de voluntad y contra un imparable aumento de peso, que se desbordó tras los dos embarazos y acabó con mi paciencia durante este último año. Como decía Inés, no ha sido un año fácil para ninguna, pero ni mi alimentación ni mi forma de vida justifican los 10 kilos que me han hecho pasar de un índice de peso normal a un sobrepeso de grado 2, y eso asusta. Así que para mí conocer a Conchita fue como una señal, el detonante que puso en marcha mi reeducación alimentaria y de paso mi quema de grasas acumuladas, que aunque ya llevamos juntas unos cuantos años… ¡no las voy a echar de menos! Fus fus

El primer paso en Nutrimedic fue realizarme un estudio metabólico. A través de unos electrodos me midieron el consumo energético de mi cuerpo en reposo, así como la cantidad exacta de masa corporal, agua y grasa. Son cifras que no agrada conocer, pero son realmente útiles a la hora de definir un plan de alimentación personalizado y eficaz. Si sabes las calorías que consumes un día normal sin actividad física extra sabes cómo tienes que delimitar tu ingesta para que cuadren los números. Que me gusta a mí una lista y un excel 😜

03_20160803_MissExperiences_31_Nutrimedic

Con la doctora Vidales, durante la primera sesión, en junio de 2016.

Después Conchita tomó nota de mi última analítica y de toda mi información personal, hasta el último detalle sobre mi historial médico, el de mi familia, mis hábitos alimenticios y rutinas de vida, inquietudes, problemas que puedan obstaculizar la pérdida de peso. Fue una sesión intensa en la que ejerció casi de psicoterapeuta, pero me quedó muy claro que para diseñar el tratamiento todo cuenta, y yo que cuando pillo pista no hay quien me frene… Hablamos, hablamos y hablamos sin parar.

Porque esa es otra parte muy importante de cualquier tipo de coach: el feeling. Yo tuve una rápida conexión con Conchita, por su empatía y su afabilidad, algo que motiva y ayuda a afrontar un reto como este, que no se presentaba nada fácil en plena temporada de cervecitas y terraceo… También fue otra de las mil cosas que comentamos: la dificultad de iniciar una dieta en junio con todo el verano por delante, cuando es en los primeros meses donde más restricciones y cambios hay que realizar.

04_20160803_MissExperiences_31_Nutrimedic

Justo al mes de iniciar el tratamiento, en Julio 2016

Pero realmente ahora que lo he vivido puedo decir que incluso es la mejor época. Tu cuerpo te pide mucha agua, base fundamental en cualquier dieta, y comidas fresquitas como ensaladas y gazpacho, combinaciones vegetales muy ligeras y nutritivas que aportan más beneficios que calorías. Además la fruta de verano me resulta mucho más atractiva: sandía, melocotones, cerezas, ciruelas… 😋 Si entre el desayuno y la comida me ataca el hambre lo sobrellevo con un par de picoteos fresquitos que siempre acabo compartiendo con los moscones de mis niños, que ahora en verano tengo literalmente siempre encima.

Eso precisamente ha sido otro punto a favor de la dieta en verano. Los niños la viven conmigo, comen como yo los mismos platos sanos y equilibrados, y me ven picar fruta en lugar de otras gordeces. Y verdad verdadera que los niños imitan lo que ven. Enma además es toda una Pepito Grillo, la tía siempre que ve algún elemento nuevo me pregunta ‘¿Conchita te deja comer eso, mami?’ 😒 Cualquiera se lo salta…

No voy a negar que es un reto extracomplicado en los meses en que sea, que ya conocéis mi pasión cervecera, quesera, pipera, bizcochera… todas ellas ahora prohibidas y que me han provocado hasta síndrome de abstinencia. Por supuesto alguna cerveza cae, que una no es de piedra, pero vuelvo a lo mismo: simplemente es cuestión de hacer números y equilibrar la balanza. Si me tomo una cervecita una tarde luego corrijo en la cena o al día siguiente, siempre cumpliendo la máxima de no abusar ni pecar dos días seguidos. En poco más de un mes he perdido tres kilos, y se nota ¿eh? Eso sí, ahora viene lo complicado: ¿Una semana en las vascongadas con su buen comer? ¿Una despedida de soltera en la feria de Málaga? ¿Celebraciones familiares varias con un bodorrio como guinda final? Uf 😰 al toro nenica, que en peores plazas hemos toreado… Ya os cuento en septiembre!!

05_20160803_MissExperiences_31_Nutrimedic

También te puede interesar…

|

Comentarios