mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

Flamenca y olé!

Mi ruta por Andalucía (Parte II): Punta Umbría

La semana pasada os dejé mi viaje a Andalucía 2016 en el trayecto CórdobaPunta Umbría junto a mi amiga Mariani. Retomo el relato en plena carretera, acaloradas y sin cafeína en las venas a una tranquila velocidad de 120 km/hora, a veces incluso 100, que con la cantidad de radares que hay en las carreteras de Andalucía tienes que controlar el pie o te fríen a multas… Si ya lo digo yo, allí todo invita a la calma, al sosiego y al relax 😂😂😂

En cuanto llegamos a la casa familiar soltamos la maleta y fuimos derechas a saludar al patriarca de Las Moreno. Ojú qué paciencia, miarma, lo que tiene que aguantar este santo varón con tanta fémina en la familia… Porque son cinco hermanas, todas ellas tremendas, a cada cual más divertida, con más desparpajo y más labia. En esa casa el aburrimiento no tiene cabida, y la tristeza tampoco, todo hay que decirlo, que la mía se quedó en la misma puerta ante el primer beso y achuchón de bienvenida.

Mi familia andaluza

Rápidamente organizaron la cena y, como en esta familia los planes se hacen de 10 en 10, pues allí acabamos cenando hermanas, cuñados, amigas y sobrinos con su espectáculo flamenco incluido. Como cada vez que escucho flamenco, intenté llevar el ritmo de las palmas, pero no hay manera oye… Es llegar al tercer compás y parece que estoy matando mosquitos en lugar de acompañando. Ellas se parten y yo hago lo que puedo, sonriendo para dentro mientras pienso en mi dura venganza, en cuando las lleve a Euskadi y al quinto zurito ya hayan caído redondas 😏

Al día siguiente había que aprovechar plan de playa y comida casera antes del evento familiar del fin de semana: el cumpleaños del pequeño Fernando, sobrino de Mariani, en la peña flamenca. Yo no había estado en una peña flamenca en mi vida, y me imaginaba que era algo parecido a nuestros txokos. Ilusa de mí… Aquello es un centro de convenciones comparado con un txoko!!

¡Como nos lo pasemos!

Con su cafetería, su escenario y un salón enorme donde lo mismo se celebra un cumpleaños infantil que un recital flamenco en toda regla. Pues tan ricamente lo pasamos celebrando el cumple de un enano de dos años. A mí, que todo el mundo me conoce ya como una más de la familia, me cuentan los cotilleos del pueblo como si yo supiera quién es quién, y yo asiento y disfruto porque realmente me encanta la pasión y el arte que le echan a todo.

Calor, pero calor, ¿eh?

Con Ro, de Real Fábrica en la Aldea del Rocío

El domingo nos levantamos prontito porque no me iba yo de allí sin pasar por la aldea de El Rocío. Que mira que me han explicado veces lo del camino, la romería, los sin pecado, las hermandades… y han intentado tentarme para que haga el camino un año. Pero por mi cabeza solo pasan imágenes de millones de personas, carros, caballos, polvo, gente saltando la reja y me agobia. Prefiero ir cuando no hay nadie y poner unas velas a la virgen sin estrés. No es que yo me considere una ferviente católica, pero reconozco que la pasión de Mariani y su familia por la Virgen del Rocío me la han contagiado. Y la aldea es tan preciosa que merece la pena la parada anual. Además tuve la oportunidad de ver a otra gran amiga, Rocío de Real Fábrica Española, otro espíritu alegre que con unos minutos de charla levanta el ánimo y ahuyenta tus pesares en un pispas. ¡Olé ese arte andaluz de mis amigas 💃🏻💃🏻!

Así que ya veis, fue una escapada de lo más completa para mí solita, para disfrutar de una amiga que es como una hermana y de su familia que siempre me acoge con los brazos abiertos y muchas sonrisas contagiosas. Fue la mejor terapia que podría encontrar para cargar pilas, recuperar la sonrisa y cerrar el curso escolar con buen rollo, además de abrir la veda a nuevas ideas bloguistas para la temporada que viene…

Poniendo una vela a la virgen de El Rocío

Y también podéis echar un vistazo a otros de mis post…

|

Comentarios