mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

Ginebra, un lugar por descubrir

En los entresijos del tiempo

Lo bonito de trabajos como el nuestro es que a veces te permiten conocer los secretos mejor guardados de los sectores más exclusivos, como en este caso el de la relojería de alta gama Swiss Made. Descubrir los entresijos de una maquinaria y ver cómo las fabrican es todo un lujo que muy pocos tienen el placer de conocer, y nosotras lo tuvimos.

Con esta intención viajamos a la Suiza profunda, donde las grandes casas de relojería y joyería tienen sus cuarteles generales. A casi dos horas de Ginebra en coche, en un pueblo perdido entre lagos y montañas, allí donde ni siquiera los periodistas especializados pueden acceder, acabamos las dos bloguistas metiendo las narices en todo lo que nos dejaron y más. A cambio de no revelar nombres ni marcas, nos enseñaron los entresijos de cómo se hace un reloj de la forma más artesanal. Es decir, casi todas las piezas están fabricadas, pulidas y ensambladas a mano, con una pequeña ayuda mecánica en determinados momentos.

02_20161011_MissExperiences_43_Ginebra

La relojería artesanal es un oficio y una forma de vida para aquellos que trabajan en el sector. Sector por cierto que deja su buen dinero en la región, donde todos se conocen, todos saben cómo se trabaja y quién está detrás de cada marca, pero guardando el secreto casi de estado. Para maisons como la que visitamos, que trabajan para múltiples marcas, la confidencialidad es clave. Realizan todo tipo de piezas de todo tipo de metal para todo tipo de clientes, pero ninguno de ellos sabe para quién más trabajan. Eso queda de puertas para adentro.

De puertas para afuera, no se pueden revelar los nombres de hombres y sobre todo mujeres que están detrás. De hecho esto me llamó poderosamente la atención. Yo pensé que era un sector fundamentalmente masculino, pero no, resulta que las manos femeninas están más preparadas para la precisión que necesita el montaje de cada pieza, algunas tan minúsculas que tienes que utilizar una lupa para poder encontrarlas.

03_20161011_MissExperiences_43_Ginebra

Nosotras fuimos allí obviamente con la firma LE RHÖNE, casa que representamos y con la que llevamos trabajando casi dos años. Y esta visita nos sirvió para terminar de captar la exclusividad y la calidad de un producto de alto valor económico, pero de más valor artesanal e incluso emocional cuando ves el empeño y la dedicación que conlleva su elaboración. Un reloj LE RHÖNE, por ejemplo, tarda entre 9-12 meses en elaborarse de principio a fin, con la implicación de al menos cuatro agentes artesanos distintos.

Durante casi cuatro horas que duró nuestro tour, tanto el equipo de esta maison como nuestros amigos de LE RHÖNE tuvieron que sufrir un bombardeo de preguntas de todo tipo, con petición incluida de fotografías de lo más variopintas para captar la esencia del trabajo manual. Todo lo queríamos saber. De dónde salen los materiales, cómo funcionan las máquinas tradicionales que utilizan para fabricar cada pieza (algunas tan antiguas que parecen sacadas de la revolución industrial), la forma específica de pulir cada metal, ya que el oro, titanio o acero se comportan de maneras distintas. Sobre todo nos impresionó el montaje. Las manos de nuestra amiga X examinan las piezas una a una para luego montarlas con santa paciencia, porque aquello que parece un puzzle de piezas infinitas acaba tomando forma de reloj. Hasta 20 piezas distintas forman la caja de un reloj LE RHÖNE, que es por supuesto el que vimos montar prácticamente desde cero.

04_20161011_MissExperiences_43_Ginebra

No conseguimos averiguar las horas que se tarda en hacer un reloj, pero ahora entendemos su precio. El trabajo manual y las ediciones limitadas se cotizan muy caro, como debe ser, ya que estamos hablando de modelos exclusivos solo accesibles para aquellos que saben valorarlos y, sobre todo, que se pueden permitir pagarlos. Público para eso hay, y LE RHÖNE les ofrece un producto auténtico y distintivo, una pieza de coleccionista para los amantes de la relojería artesanal. No pretenden competir con grandes marcas como Tag Heuer, Omega o Hublot, sino convivir con ellas y ofrecer un producto distinto para quienes ya tienen su reloj convencional y quieren darse un capricho para ampliar su colección de relojes. Lo tienen claro, les gusta su trabajo y les gusta su producto, son dos jóvenes emprendedores compañeros desde hace años, tan distintos como complementarios, que concilian y comparten vida familiar y personal… ¿A qué me suena este combinado?

05_20161011_MissExperiences_43_Ginebra

Y si le quieres echar un vistazo a mis últimas aventuras bloguistas…

– A por los 50 y más allá…

– Matarraña, la comarca más bonita de España

– Sin bragas y en directo 😱

|

Comentarios