mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

¡Sana por fuera y por dentro!

Dieta de otoño, ¡a por la Vitamina C!

Imagen de Tu Guía de la Moda

Ya estamos en pleno otoño con sus infinitas variaciones climáticas a lo largo del día. Claro, así acabamos todos constipados o con gripe, o si no con alguno de los muchos virus sin identificar que nos traen los enanos del cole y que ponen la casa patas arriba. Ellos pasan un día moqueando o con la tripa mal, y al siguiente amanecen como rosas dejando a los demás penando por las esquinas y sufriendo durante varios días.

En nuestra mini ofihome desde luego han campado los virus a sus anchas desde finales de septiembre, al igual que las tabletas de antibióticos. Cuando no era una era la otra, o incluso parte de nuestro entorno. El caso es que vamos arrastrando y encadenando males y tenemos los cuerpos chuchurríos. Y más mi Mary, que tuvo una dieta disociada durante unas semanas que casi acaba con ella. Yo soy muy fan de esta dieta, que funciona muy bien, pero claro a la Mary le pilló en pleno proceso catarral y fue una odisea sufrirla con ella.

No sé si recordareis que está haciendo un tratamiento de coach nutricional en Nutrimedic desde junio. Pues he de decir que en todos estos meses nunca la he visto penar como esos días en los que prácticamente solo comía vegetales, siguiendo una dieta de choque con muy poca presencia de proteína. A mí personalmente es una dieta que siempre me ha ido muy bien, pero una vez más nuestros polos opuestos salen a la luz, y es que aquí el par de bloguistas somos tan contrarias como complementarias, ¡hasta en los metabolismos!

¡A la rica vitamina C!

Total que la pobre acudió a su cita con la dra. Vidales suplicando proteína en vena. Y Conchita, que tiene remedios para todo, le diseñó una nueva dieta especial para superar el bache. Es una dieta de otoño, antioxidante y muy rica en vitamina C, aprovechando los alimentos de la temporada como las setas, la calabaza, los cítricos… Con ella la Mary podría perder un par de kilillos más, pero sobre todo recuperar su salubridad y depurar el organismo después de tanta medicación. Que oye, todo suma.

En casa estamos todos la mar de contentos con esta nueva dieta de otoño, porque cuando son dietas no muy restrictivas las seguimos todos. Además esta vez vienen incluso los menús detallados, lo cual nos facilita la tarea de pensar y andar con cálculos para equilibrar grupos de alimentos. En nuestro actual estado de sobresaturación de trabajo no sabe Conchita lo bien que nos ha venido su plan 😜

Aquí tengo que pararme a comentar el motivo del continuo cambio de dieta. Al principio me chocó, y pensé que sería cuestión de probar varias hasta dar con la que mejor se adaptase al metabolismo de María. La disociada desde luego no, eso ya lo hemos aprendido a base de lamentos y bufidos 😅  Pero resulta que hay un motivo más importante, y que es uno de los pilares del sistema y del éxito de Nutrimedic.

Cada 21 días el cuerpo tiene que reciclar pautas de alimentación para no ralentizar el proceso de pérdida de peso. Una dieta muy monótona hace que el sistema metabólico se acomode, por lo que unos pequeños cambios cada tres semanas ayudan a reactivarlo. Esto ocurre tanto en la alimentación como en el deporte o el cuidado de la piel: si el cuerpo sabe siempre lo que va a ocurrir, no se esfuerza y se deja hacer. Sin embargo, si le aplicas variaciones de vez en cuando siempre estará alerta porque no sabrá lo que le va a venir. La explicación médica seguro que es mucho más precisa, pero mi versión bloguista no está nada mal, ¿no?

En este caso, además, el cambio de dieta ha servido para adecuarnos a la nueva temporada, con comidas más propias del frío y pensadas para aumentar las defensas tras semanas de enfermedad. El seguimiento es importante tanto para pesarse y controlar los avances como para corregir déficits y ajustar las nuevas pautas a las circunstancias que vayan surgiendo.

A mí lo que más me ha gustado de la dieta de otoño es la parte de los zumos 😋  Tanto para desayunar como a media mañana los tiene presentes en la dieta, y deseando estamos las dos que llegue el momento de marcarnos un kit kat y ponernos a jugar con la batidora y las frutas, lo que nos gusta una mezcla nueva oye… En eso Conchita tiene mucha ‘culpa’, porque a raíz de sus libros nos introdujo el gusanillo de los zumos caseros. De hecho el próximo 16 de diciembre impartirá un Taller de Degustación de Zumos que nos está llamando a gritos. Será en la librería Gea, en breve tendreis toda la info en la web de Nutrimedic ¿Os apuntáis?

Zumoterapia ¡yeah!

…Y ya que estáis, echad un ojo a otros de mis post 😉

– Básicos imprescindibles para el otoño 2016

– Y sin haberlo proyectado salió EL PROYECTO

– Halloween, esa Pesadilla antes de Navidad

|

Comentarios