mujerHoy

Miss Experiences

El blog de Inés Sáinz

08_20180703_126_00

Teruel existe, es precioso y está lleno de dinosaurios

Si cuando toca decidir el destino de vacaciones alguien nos dijera que Teruel, seguramente todos haríamos el mismo chiste fácil. “¿A Teruel? ¿Pero Teruel también existe?” Pues sí, Teruel existe y es precioso y por cierto tengo que decir, que ha sido un descubrimiento.

El viaje por carretera de este verano nunca pensé que nos llevaría hasta allí. La idea era pegarnos un salto a Futuroscope en Francia pero Teruel era un destino que tenía yo entre ceja y ceja para ver Territorio Dinópolis con el enano y me parecía una estupenda ocasión para volver a la carretera y poner a prueba el coche. ¿Cómo experta? Nooooo. ¿Cómo conductora habitual que soy? Tampoco. No tengo coche y soy usuaria de la bici y del transporte público, pero como planazo para pasar unos días perdida con mi hijo, apasionado del motor como yo (que por algo nos apellidamos Sainz), la idea no tenía precio.

El SEAT Ateca ha sido un gran compañero de viaje

Y así fue. Mateo estaba emocionado una semana antes y yo nerviosa perdida con todas estas inteligencias artificiales que maneja la industria del automóvil en estos tiempos. No han pasado ni cuatro años desde que vendí mi coche y resulta que ahora los maleteros se abren a distancia o con el pie (sistema sin llaves). Los motores se apagan y se encienden solos. Y además tienen todo tipo de navegadores, asistencias y sonidos para circular y aparcar mas fácilmente. Así que a ritmo de On the Road de Keane pusimos rumbo a Rubielos de Mora, uno de los pueblos con más encanto de España y no porque lo diga yo, sino porque está verificado como tal la Asociación de Los Pueblos mas Bonitos de España.

08_20180703_126_01

Llegamos sin perdernos y sin inesada ninguna, algo increíble dado mi estado de despiste habitual y mi inutilidad para entender un mapa pero tengo que decir que el cuadro de instrumentos digital me lo puso fácil. Nos hicimos fuertes en la piscina del hotel, que no tenía ni medio lujo pero tenía piscina. Requisito imprescindible con un hijo que se cree un delfín. Imposible medir el tiempo que Matetxo puede pasar en el agua y como daño colateral, yo con él. ¡¡Yo!! ¡Qué no tomo el sol y no me gusta el agua! Pues se me he pasado las horas muertas haciendo piruetas y buceando en busca de tesoros submarinos como si tuviera 6 años. Tengo el pelo verde, la piel reseca pero los niveles de felicidad al máximo.

Cuando conseguía sacarle de la piscina nos escapábamos de excursión por los alrededores para disfrutar del placer de conducir sin atascos, entre lagos y bosques. Nos acercamos a una piscina natural ya en la provincia de Castellón y la verdad que solo el ratito de conducir hasta allí con mi música, con la charleta de Mateo (que no se calla ni debajo del agua) y disfrutando del paisaje y la naturaleza son cosas sencillas pero no muy fáciles de conseguir para alguien que vive pegada a un dispositivo móvil de lunes a lunes. Así que yo las saboreo con delicia y las atesoro en mi mente para echar mano de ellas el resto del año.

08_20180703_126_03

Por supuesto también hicimos la ruta Dinópolis correspondiente, pasando un día en Teruel capital, en el parque temático y en varios centros repartidos por la provincia. Tengo que deciros que tampoco es que yo sea muy fan de los parques temáticos… Las casas del terror me dan terror; las cosas que suben, luego tienen que bajar y también me dan terror; y la comida es del todo menos saludable, ósea terrorífica. Pero una vez más, me pongo en la piel de un niño de seis años y soy la que mejor se lo pasa. Solo que en las atracciones de pequeños me miden, me paso de altura y no me dejan montar  Ahora en serio, lo bueno de Dinópolis es que no es tanta adrenalina y es mas aprendizaje y experiencias. Un viaje en el tiempo, un simulador 4D, las actuaciones de teatro, un museo… ¡Divertirse y aprender no da miedo a nadie sino todo lo contrario!

Terminamos nuestros días en Teruel y pusimos rumbo mi querido País Vasco. Tocaba cuadrilla, playa y “surferos simpaticones” 😎 Pero os lo cuento en el siguiente post, que ahora me toca disfrutar de lo que me gusta. Mi enano, mi tierra y mi gente.


 

También te interesa…

Las influencers, la pesadilla de las relaciones públicas

10 reglas de moda que puedes romper en verano

|

Comentarios