mujerHoy

Beauty-click

El blog de Stefanie Milla

dreamstimemaximum_7015872

¿Alguna copa de más? Tu piel también lo paga

No sólo la cintura o el pobre hígado sufren las consecuencias del constante “chin-chin” de las fiestas: la piel también sufre – y mucho.

A estas alturas, no hace falta que indiquemos a nadie las consecuencias de beber en exceso. Ni lo que es una resaca. Pero… ¿sabían que la piel también sufre lo que los mexicanos llaman, de forma muy gráfica, “una cruda”? Porque no es casualidad que tras una noche de excesos nos levantemos con mala cara – ni que quienes beben de forma regular muestren una piel poco luminosa, ojeras y bolsas muy marcadas y flacidez.

No hace falta decir que lo importante es la moderación, ¿verdad? Pero si llevados por el espíritu festivo nos excedemos un poco, hay formas de mitigar los efectos de burbujas y espirituosos sobre la piel

¿Cómo afecta el alcohol a la piel? En primer lugar, la deshidrata. Mucho. (La deshidratación es una de las responsables del dolor de cabeza que acompaña a una buena resaca). Por eso es tan importante beber todo el agua que se pueda en las noches largas: el viejo – y eficaz – truco de alternar cada unidad de alcohol con un gran vaso de agua funciona, al igual que beber dos grandes vasos al llegar a casa y otros dos al levantarse. Y si en uno de esos vasos disolvemos además una pastilla de vitamina C, mejor que mejor.

Puestos a elegir algo con lo que brindar, lo mejor es evitar todas las bebidas azucaradas, que agravan los efectos del alcohol sobre la piel – y sobre todo el organismo. De la misma forma, cuanto más intenso sea el color del alcohol, peor, ya que éstos espirituosos contienen productos derivados de la destilación que hacen más difícil metabolizar el alcohol.

Al llegar a casa es importante limpiar bien la piel. Sí, lo sé… el nivel de pereza es máximo, y tirar de toallita desmaquillante es casi heroico. Bien: si se puede usar un bálsamo o una leche limpiadora, mejor que mejor. De verdad que vale la pena. Así se mejora la oxigenación del tejido, ¡palabra!

Después toca aplicar, aunque sea casi con los ojos cerrados, una crema realmente hidratante. Es más: si se combina sérum más crema le estaremos haciendo un favor a la piel. A la mañana siguiente, nada como aplicar una mascarilla hidratante: nuestro pobre cutis ha visto como caen sus reservas hídricas y necesita que le echen una mano al instante: cuanto antes y cuanto más, mejor.

Y nada de pensar que la resaca se va con otra bebida más… ¡No! Es hora de tomar mucha fruta (el cuerpo pide vitaminas desesperadamente) y líquido, sobre todo agua. Incluso si no hay resaca: todo lo que podamos hacer por mimar el cuerpo se agradece siempre.

Y dicho esto…esperemos que ahora que el siglo ya se vuelve mayor de edad se vuelva también más sensato y nos traiga alegrías… ¡Feliz Año Nuevo a todos!

1_fiesta_La_Redaccion_41189956


 

Además…

¿El mayor éxito de belleza del año? La diversidad
Fucsia: el color de labios de Hollywood
Kim Kardashian, ¡cuánto daño has hecho con el contouring!

|

Comentarios