mujerHoy

Beauty-click

El blog de Stefanie Milla

pelo-blog

Las 8 claves que quizás desconocías sobre lavarte bien (pero bien, bien, bien) el pelo

Gestos sencillos para ahorrar champú, tiempo y esfuerzos.

A ver… posiblemente lleves lavándote el pelo tú solita desde que tenías siete u ocho años, pero… como dicen los ingleses, “a un perro viejo se le pueden enseñar nuevos trucos”. Así que esperamos que estas ideas, tan sencillas como eficaces, te ayuden a sacar más partido al tiempo que le dedicas a la tediosa tarea, a los productos que usas y al tiempo entre lavado y lavado.

1. Cepilla el pelo antes de entrar en la ducha

Desenreda con el cabello en seco: evitarás roturas, porque el pelo mojado es mucho más frágil que seco. Los nudos, para los marineros, pero no para la melena…

2. Antes de aplicar champú, ¡pelo empapado!

Verás cómo necesitarás menor cantidad de champú y se extenderá mejor.

3. Aplica el champú siempre primero en la palma de la mano

Allí comienza ya a emulsionarlo, mezclándolo con algo de agua. Luego lo llevas poco a poco a la raíz – y sólo a la raíz – y vas trabajando esa emulsión. Si hace falta, echa algo más de agua.

4. La cabeza, fuera del agua

Nada de tener el pelo bajo el chorro de la ducha durante todo el proceso. Mientras trabajas el champú no te hace falta más que muy poca agua, haciendo la espuma muy poco a poco.

5. Con las yemas

Usa sólo las yemas de los dedos para trabajar el champú, no frotes el cuero cabelludo con la palma. No sólo estimularás mejor la microcirculación, sino que te ahorrarás enredar el cabello.

shutterstock_594981563

6. Dale su tiempo

Calcula que deberás estar al menos dos minutos trabajando el champú en toda la raíz. Durante ese tiempo harás la espuma suficiente, incluso si usas uno sin sulfatos, que son más cremosos y hacen menos espuma. (A cambio, son mucho más suaves para el pelo, avisada estás, especialmente en cabello teñido.)

7. Que caiga la espuma

No hace falta que apliques más champú en medios y puntas: con el producto que cae desde el cuero cabelludo es más que suficiente. Piensa que la suciedad se concentra realmente en la raíz, no en el resto del cabello.

8. ¿Dos champús? ¿De verdad hace falta?

Si te lavas el pelo con mucha frecuencia o no has usado demasiado producto de styling, ahórrate – y ahórrale a tu pelo – la segunda champunada.


Además…

Con buenos ojos: 5 buenas ideas para un desmaquillado tan suave como perfecto
¿Conoces el baby botox?
7 trucos para resaltar la mirada

 

|

Comentarios