mujerHoy

Beauty-click

El blog de Stefanie Milla

SS18_NEWYORK_M-KORS_LORES

7 buenas ideas para marcar el rizo sin usar tenacillas

Todas las mujeres de pelo rizado saben cómo quieren tener el pelo… Con fuerza. Con brillo. Con un bucle cerrado. Pero… demasiado a menudo se queda lacio y sin gracia. ¿Cómo evitarlo – sin tener que pasar necesariamente por un largo, aburrido y achicharrante trabajo de plancha o tenacilla? Estas ideas no son la panacea, ¡pero ayudan!

– Hidratación. Intensiva. Hasta el aburrimiento. Hasta la náusea

El cabello rizado es más seco. Y se deshidrata en cada vuelta, en cada curva, en cada giro del cabello. Por eso es importante usar productos que le aporten esa hidratación. ¿Nuestros favoritos? Los acondicionadores sin aclarado, especialmente en climas húmedos, que cubren el cabello con un film que reduce el encrespado.

– Menos champú

A menudo, las mujeres de pelo rizado se lavan el cabello más de lo necesario para tener ese look “vivo” de la melena recién lavada. Pero el abuso de champú lo deshidrata y apaga el rizo. ¿Una opción? En vez de lavarlo por completo, limitarse a mojarlo con agua, sea bajo la ducha o simplemente, vaporizando con un spray.

– No-poo: cuando el champú sobra

Consiste en no lavar el pelo con champú, sino sólo con acondicionador. Es un auténtico regalo para el cabello muy, muy seco, encrespado o ingobernable, porque le aporta los lípidos que necesita. El secreto es aplicar el bálsamo de forma generosa en todo el cabello y dejarlo al menos diez minutos para que la grasa de la fórmula deshaga también la grasa del pelo y se la lleve con el aclarado. No se debe usar de forma exclusiva – de vez en cuando, sí hace falta su “miajita” champú – pero es excelente para alternar.

SS18_NEWYORK_C-HERRERA_LORES

– Secar al aire eliminando toda el agua posible

No hace falta que expliquemos lo que el secador le hace al pelo rizado. Básicamente, le da aspecto de estropajo, ¿verdad? ¿Opción 1? Usar difusor, que más o menos hace el apaño. ¿Opción 2? Dejarlo secar al aire. Para que esa alternativa no se eternice es importante eliminar toda el agua posible después del lavado con la toalla. ¡Pero no de cualquier forma! En primer lugar, no se debe frotar el pelo. Nunca. El gesto correcto pasa por apretar el pelo entre las palmas para que sea la toalla la que se empape, como si se “ordeñara”.

¿Una buena solución? Las toallas turbante, que se pueden encontrar desde el Mercadona hasta Amazon, el bazar de la esquina – ¡o incluso en Decathlon!   

– Encontrar el producto perfecto, ¡toda una odisea!

Espuma. Gel. Crema. Spray. Aceite. Sérum… Hay cientos de productos de styling para pelo rizado – pero a cada pelo sólo le va un determinado tipo del mismo. Encontrarlo no es fácil. En general, cuanto más grueso y rebelde sea el pelo, más interesa que la textura sea igualmente intensa, como cremas o bálsamos. Al pelo fino le vienen mejor las espumas – siempre y cuando no contengan demasiado alcohol – y los aceites son adecuados para aportar un toque de brillo, pero se deben aplicar con mesura.

– Menos tocar, más girar

Antes de dejar secar los rizos al aire conviene aplicar el producto escogido y repartirlo bien, con un peine de púas medias o incluso finas. Luego, a medida que se vaya secando, se puede amasar con las manos, especialmente en las puntas. ¿Otra opción? Una vez extendido la espuma, crema o loción escogida, hacer tirabuzones con los dedos, enroscando el pelo en torno al índice. Sí, en plan Shirley Temple… Luego, no volverlo a tocar y dejar que seque… ¡listo!

– Un buen corte, imprescindible

Sea hecho en mojado o en seco, una técnica que gusta mucho para cabello rizado, hacer capas estratégicas y descargar el cabello donde lo necesita es una de las claves para que el pelo no pese demasiado y el rizo encuentre su espacio ¡y su libertad!

Modern-Muse


Además…

Dewy Skin: siete buenas ideas para conseguir la piel más deseada
8 recetas para unos labios suaves
#nomakeup

 

|

Comentarios