mujerHoy

Beauty-click

El blog de Stefanie Milla

kristen-stewart

Buenos pixies para chicas malas

Olvídense del pixie casi infantil y angelical de Audrey Hepburn: en el siglo XXI, el pixie tiene aires rockeros de chicas malas.

Badass”. Un adjetivo americano difícil de traducir. Pero que mola… Mucho… Decir de una mujer que es “badass” es decir que no tienen miedo. Sobre todo, no lo tienen miedo a lo que piensen los demás, a portarse “mal”, a que hablen de ellas o a romper las reglas – incluidos varios techos de cristal. Las chicas badass tienen un punto de atrevimiento considerable y, sobre todo, tienen poderío. Que no es lo mismo a tener poder: ese, lo tienen dentro.

famosas-pelo-corto

Las chicas “badass” molan. No son obedientes, ni sumisas, ni se vuelven locas por agradar. Son las chicas alfa, las que pisan con fuerza – y es lógico pensar que su look no es precisamente modosito. Y, cómo no, el pelo es parte fundamental de su actitud. El pelo… o la falta de él. Porque las chicas malas no llevan largas melenas ultralisas, ni trenzas de niña buena. En el siglo XXI, llevan pixie.

zoe

Zoe Kravitz, nueva musa de la belleza de Yves St. Laurent, lleva el pixie como nadie, sea rubio platino o en su castaño natural.

cara-delevingne

Nadie lleva el pixie como Cara Delevingne – tiene estilo hasta para regalar.

kristen-stewart1

Es imagen de Chanel, se pone el mundo por montera y lleva el pixie en varios colores: con ustedes, Kristen Stewart.

 

Y las chicas badass llevan el pixie muy bien, por cierto. Porque este corte es versátil (mucho), sexy (muchísímo) y atrevido. No es para todo el mundo – llevar el pelo tan corto exige cierto grado de descaro – pero tiene la ventaja de que se puede teñir de todos los colores del arcoíris sin que eso suponga dejarse la melena en el camino. Y hasta tiene categoría de alfombra roja: nadie como Charlize Theron o Anne Hathaway para demostrar que raparse al uno no es óbice para ser súper, ultra, mega, deliciosamente chic.

Decía Sabina que las niñas ya no quieren ser princesas. Y tenía razón. Preferimos ser dueñas. No del mundo, sino de nuestro propio destino. Y si eso pasa por dejarse el pelo hasta por debajo de las nalgas o llegar a pisárselo con los talones, perfecto. Y si, en cambio, pasa por llevarlo muy, muy, muy corto, también perfecto. Porque las mujeres no somos como Sansón y no tenemos la fuerza en el pelo, sino el corazón.

katy-perry

Katy Perry: ¡el universo pop y rock siempre adoró un buen corte de pelo!


Además…

Los secretos del labial mate
6 ideas para cuidar el contorno de los ojos
Buttery Blonde, el rubio más de moda

|

Comentarios