mujerHoy

Beauty-click

El blog de Stefanie Milla

Helen Mirren en los Oscar 2018

Microblading, la técnica de belleza que le quita años a Helen Mirren (a la vez que le pone cejas)

Pocas mujeres son más refrescantemente sinceras respecto a su aspecto físico que Helen Mirren – sea cuando está espléndida en la alfombra roja o a cara lavada tras recibir un masaje. Así que no es de extrañar que haya sido igualmente honesta al hablar del tratamiento estético que le rejuvenece notablemente: se trata del microblading, un tipo de micropigmentación específico de las cejas que se ha hecho tremendamente popular.

La actriz ha confesado que le “robó” la idea a una amiga. “Estaba harta de que mis cejas apenas fueran visibles”, declaró. “Cuando una amiga se lo hizo, me pareció que habían quedado estupendas. Hechas con mucha suavidad y delicadeza – pero significa que cuando me levanto por la mañana, sin maquillaje, al menos tengo cejas. Supone una gran diferencia”.

Helen Mirren en la Berlinale 2018

Helen Mirren, espectacular en la alfombra roja hace dos meses, con sus cejas perfectamente dibujadas

Helen Mirren en los Oscar 2007

Hace once años, la actriz recogiendo su Oscar por The Queen – y con unas cejas considerablemente menos visibles.

Helen Mirren sin maquillaje

Incluso sin una gota de maquillaje, como en esta reciente imagen del Instagram de Helen Mirren, se pueden apreciar perfectamente sus cejas gracias a la técnica de microblading.

Y es que, dado que las cejas se hacen más escasas y más claras con la edad, destacarlas y darles más fuerza tiene un efecto rejuvenecedor inmediato y real. Está claro que la opción más sencilla es dibujarlas con un lápiz o sombra para cejas, pero la técnica de microblading ha adquirido una enorme popularidad porque es semipermanente.

¿En qué consiste? El microblading es, en esencia, un tatuaje realizado a un nivel muy superficial de la piel, en cierta forma similar a la micropigmentación. Pero a diferencia de esta última, que se hace con una agujita, el microblading se hace con un cabezal que parece una pequeña cuchilla, muy similar a una versión mini de un cutter (de ahí el nombre: blade, en inglés, significa cuchilla), pero que en realidad tiene diminutas y minúsculas microagujas que hacen cortes igualmente diminutos y minúsculos en la piel, depositando el pigmento con una forma muy similar al pelo real. El especialista puede controlar la profundidad, forma e intensidad a la que hace penetrar el pigmento, lo que permite un resultado muy personalizable y natural.

Como con cualquier tatuaje, el microblading requiere un mínimo de cuidados. En primer lugar, tener la zona sin heridas y con la barrera epidérmica en perfecto estado. Eso se consigue hidratando, hidratando e hidratando los días anteriores. Tras el tratamiento se ha de aplicar una pomada antibiótica, para evitar infecciones, y después, seguir hidratando con una pomada de efecto barrera, como la mítica Aquaphor de Eucerin o una simple vaselina. En general, suele hacer falta un retoque a las seis semanas, y una vez hecho, los resultados duran de 18 a 24 meses.

Este tratamiento no es barato, con precios que van de los 700 € en adelante. Pero… claro, si se trata de dejarse tatuar la cara, el microblading NO es, seguro, el procedimiento en el que lo importante sea el ahorro. Hay que estar muy convencido de que nos ponemos en buenas manos, y conocer a fondo su manera de trabajar, con buenas referencias y sabiendo que no teme responder cualquier pregunta que se le haga.

25 famosas con las mejores cejas


Además…

 

|

Comentarios