mujerHoy

Tú y el sexo

El blog de Valérie Tasso

Bolsas de té

¿Qué es el ‘teabagging’?

Nietzsche no sentía una especial admiración por los ingleses. La superficialidad de trato, la hipocresía social y el refinamiento formal que les suponía, le desquiciaban. El modelo británico del ‘gentleman’ era para Nietzsche la antimateria de su ‘Übermensch’ (del ‘Ultrahombre’ o del ‘Superhombre’). Para él, los ingleses representaban algo así como el símbolo de la civilización burguesa, el encumbramiento del individuo moralmente domesticado por el ‘common sense’ (el sentido común) que cree realizar su existencia en la persecución del ‘comfort’ (el confort), la ‘fashion’ (la moda), la aspiración a parlamentario y, en definitiva, la cristalización del utilitarismo y la instrumentalización del mundo sometiendo lo que para Nietzsche eran los verdaderos valores humanos. La concepción británica de la felicidad que sintetiza todo lo precedente y su imperialismo en imponerla le revolvían las tripas al alemán hasta el punto de dejar escrito en ‘El ocaso de los ídolos’: “El ser humano no aspira a la felicidad. Eso es algo que solo hacen los ingleses”. En su lucha contra la moral que, según él, somete las potencias humanas y contra el hedonismo, especialmente contra ese particular hedonismo británico, Nietzsche se lleva a los ingleses, también, por delante.

bf video tea bag GIF by buzzfeedladylike

Sólo a los ingleses se les ocurre comparar los testículos con bolsitas de té…

Y es que, sea como sea, los británicos, en esto del sexo, son unos auténticos cachondos, ellos solos tienen más particularidades sexuales que todos los continentales juntos. Suyas son, en concepto y en la práctica, la gran mayoría de peculiaridades eróticas y es que el apolíneo “caballero” británico (por seguir utilizando la terminología nietzscheana) convive en perfecta armonía con el dionisíaco “salido” británico. Y sólo a un inglés se le puede ocurrir equiparar los testículos con una bolsita de té y sólo a ellos se les puede ocurrir llamar a lo que eróticamente se puede hacer con ellos el ‘teabagging’ (algo así como “embolsar el té”)… ‘Très charmant, my dear’.

¿En qué consiste exactamente el ‘teabagging’?

Así, por ‘teabagging’ se entiende lo propio que se hace con una bolsita de té, a saber, el meterla en agua caliente… pero que nadie se espante, pues no se trata de escaldarle las pelotas a nadie (los ingleses desayunan huevos escalfados pero los suyos los prefieren mantener al fresco) sino que se trata de usar la cavidad bucal como tetera y la temperatura de dicha cavidad bucal como fuente de calor. Vamos, una felación en toda regla pero no del pene sino de los testículos y que sigue más o menos las mismas pautas de realización que la tradicional “mamada”. A los primeros tocamientos manuales con fines excitantes, se lame y chupetea con cuidado un testículo (uno o los dos aunque para esto va a hacer falta una buena boca) para, posteriormente, introducirlo en la boca abierta como si saboreáramos una cereza y continuar con los jugueteos de labios y lengua. Como sucede con la felación, los dientes como las uñas de los gatos: retráctiles, pues un simple contacto o involuntario golpeteo con ellos puede hacer que nuestro “partner” no se corra sino que se vaya corriendo. Decía Freud que las zonas erógenas devienen fácilmente “histerógenas” (es decir, que inducen a la histeria). Pues bien, los testículos serían el mejor ejemplo de esa ambivalencia entre gozar y sudar la gota gorda. Una aproximación errónea o fuera de tiempo a ellos nos puede reportar el peor de los suspensos como amantes, del mismo modo que introducir el “teabagging” en la mecánica de nuestras secuencias eróticas para realizarlo con cualquiera de los amantes masculinos que nos encontremos sería un error mayúsculo. Hay hombres que les encanta este tipo de estimulaciones pero hay muchos otros a los que les pone de los nervios… Y yo casi me atrevería a decir que hay más de los segundos que de los primeros. Así que no se olvide esa regla de oro de nuestros encuentros eróticos; no interactúas sexualmente con algo que se pueda reducir a lo predecible (toco la tecla blanca y suena un do) sino que lo haces con un ser humano impredecible, con lo que antes de meterte nada en la boca, valora, aprecia, respeta y ten buen juicio.

tea GIF

¿Conocéis las canciones que escribió Freddie Mercury, “Lazing on a sunday afternoon” o “Seaside Rendezvous”? Pues quizá con ellas se entienda mejor a Nietzsche, lo de la felicidad, lo de lo inglés y hasta lo de los huevos escalfados… Y es que los de Queen también eran unos cachondos (e ingleses).

masturbacion

 

Además…

Así cambia tu percepción del sexo según la edad
Técnicas para acelerar el orgasmo femenino
Qué es el squirt y cuáles son las técnicas para conseguirlo

|

Comentarios