mujerHoy

Taller de Lectura

El blog de Mara Malibrán

llucia-ramos

La novela: generación perdida

“Toda la vida nos han dicho que somos hijos de la Transición, que habíamos nacido en libertad y haríamos grandes cosas. Pero ¿y si en realidad fuéramos hijos de la corrupción?”. Las posesiones.

llucia-ramis-posesiones

 

De las pérdidas sentimentales y materiales, y del dolor y la extrañeza que originan esos desprendimientos, habla esta excelente novela. De esa crisis de identidad que padece una generación, la de la Transición, en cuyo ADN no estaba previsto este devenir vacío que, como una mueca trágica, la historia les ha deparado. A través de los avatares de su familia, la narradora elabora el autorretrato de una clase media que hoy ronda los 40, sobradamente preparada, destinada a vivir mejor que sus padres y que de repente, en el tobogán de la crisis, se ve arrojada al escenario de la precariedad. Estamos en 2007, una periodista, la narradora, viaja a Mallorca para visitar a un padre hiperactivo, recién jubilado.

Este encuentro reaviva los fantasmas del pasado. El primer amor tortuoso: “Marcel necesitaba odiarme para desearme. No concebía la posesión sin humillación.”; y la entrada en la realidad, en el conocimiento de esos secretos de los que nunca se habla: un asunto turbio, en el que un antiguo socio del abuelo asesina a su mujer y a su hijo, y luego se quita la vida, lo que da lugar a otra pérdida, la venta de la casa familiar.

La protagonista viaja a Madrid para investigar el parricidio y nos sumerge en los años 90, cuando se cimentó la corrupción. En la última parte, asistimos al declive de su segunda relación amorosa, la publicación de la primera novela y a lo que es más interesante, la reflexión descarnada de la fama, la escritura y el periodismo: “Como apunta Emmanuel Carrère, preferimos creernos cualquier mentira que concuerde con nuestra opinión a interesarnos por una información veraz que la desmienta”. La pericia narrativa de Ramis construye un relato demoledor, agridulce, de una generación herida por la nostalgia de un paraíso perdido que creían suyo y que nunca lograron alcanzar.

DE CULTO Vida amorosa de Charles Baudelaire. Camille Mauclair, Wunderkammer.

Otra joya deslumbrante en el sendero de grandes piezas ocultas que esta editorial, recién nacida, pero ¡con qué fuerza!, acaba de editar. La erudición, la prosa acerada y la admiración por el artista, que no por el hombre, del autor, un prestigioso homme des lettres ya desaparecido, hace que esta biografía sentimental de Baudelaire sea ya un imprescindible para acercarnos a la personalidad del padre de la poesía moderna; y entender así la relación edípica que mantenía con su madre, el porqué de esa fijación con las prostitutas y su obsesivo rechazo a todo amor sentimental.

vida-amorosa

POR SIEMPRE, ZWEIG Miedo. Stefan Zweig, Acantilado.

Una novela corta, una pequeña joya que se lee de un tirón y que, a pesar de que entra ligera como un buen vino, no solo entretiene, también inquieta e invita a la reflexión. Irene Wagner es una burguesa bien instalada, junto a su marido y a sus dos hijos. Vive una vida social completa y, además, tiene un amante, un pianista joven con el que compensa el tedio social. Pero un día, sucede lo inesperado: alguien ha descubierto su relación clandestina y la acosa; es entonces cuando su mundo se tambalea, la angustia la atrapa y a nosotros con ella. Un prodigio literario con un final sorprendente, propio de este maestro de la literatura.

miedo-stefan-zweig


Además…

Desmontando el amor
Ese perverso objeto de deseo
Experimentando la soledad

|

Comentarios