mujerHoy

Taller de Lectura

El blog de Mara Malibrán

clara-obligado

Novelas a ritmo de culebrón

“Cuando las calles callan, cuando el euro ni sube ni baja, una turba de caderas calientes y
andares elásticos avanza desde África y América, se apodera de la ciudad.” En Salsa.

clara-obligado-salsa

En ocasiones, la escritura agita de tal manera que nos convierte en cómplices de lo que cuenta. Por eso es difícil mantener la distancia con esta novela que nos envuelve y arrastra al ritmo de los fragmentos, en lugar de capítulos, de su innovadora estructura. Ese sueño de Cortázar, encontrar un lector activo que participe de la experiencia del escritor, lo consigue su paisana, la argentina Clara Obligado, al hacernos reír, intrigarnos y casi, casi lograr que nos involucremos en la elaboración de la trama de este fresco literario que se desarrolla en Madrid, en un local de nombre estrambótico y genial, Los bongoseros de Bratislava, donde cinco mujeres acuden a bailar.

Gloria acaba de dar a luz y está inquieta, pero también relajada porque el niño “¡es blanco!”, y anhela volver a los brazos de Ulises, su amante, un senegalés bellísimo, que se hace pasar por cubano y trabaja como pareja de baile en el local, regentado por Jamaica Bronx, una madura y misteriosa cubana que mantiene un pacto de silencio con su edad y con una amiga lejana. A las clases de salsa acude Marga, una española frustrada porque nunca logra comenzar su novela, y Viviana, una escritora argentina –sin duda, una proyección de la autora–, a la que el exilio nunca deja de castigar: “Cinco años trabajando en este manuscrito y tengo que oír lo que estoy oyendo: allá que es demasiado argentino; en Argentina, que es demasiado español”. Y también, la negra cubana Omara, la voz de Cuba, la voz de África, increíble personaje, experta en brujería y sortilegios: “Si quieres que algo deje de hacerte mal, tienes que congelarlo”, y que de forma fascinante monologa: “Las historias que quieren contarse buscan contarse. Digo lo que digo lo que digo”.

Amistad, sexo y maternidad. Humor, intriga y traición. Las mujeres y sus contradicciones eternas, y al fondo, la precariedad de la inmigración, y su contrapartida, la inefable belleza del mestizaje. Esta reedición es una lectura divertida y lúdica con mucho mar de fondo.

LEIDO EN… Cuaderno de Nueva York. José Hierro, Nórdica.

jose-hierro-cuaderno-nueva-york

“Acotación final / Dorothy, ese es su nombre, ha cerrado la puerta. / Lleva en su mano la bandeja / con los restos de la comida. / Acto seguido, como hace / todos los días, / arroja al incinerador / vasos y platos de cartón, cubiertos de plástico. / Finalmente, como todos los días, / los papeles que escribe el loco / de la habitación 109”. Cuando se editó hace 21 años, vendió más de 35.000 ejemplares, el mayor éxito de la poesía española de entonces. Esta bellísima reedición, acompañada de las potentes ilustraciones de Adolfo Serra, nos dan la oportunidad de entrar en la palabra de una de las grandes voces de la poesía del desarraigo.

ESTREMECEDOR Sprinters. Claudia Larraguibel, Salto de página.

sprinters-clara-larraguibel

Un viaje al horror soberbiamente narrado. Mezclando realidad y autoficción, la autora se convierte en una periodista chilena que regresa a su país para escribir el guion de una película sobre Colonia Dignidad. En su investigación descubrirá las implicaciones del régimen de Pinochet con la secta, al tiempo que sigue la pista de un niño desaparecido. En los años 60, un grupo de inmigrantes, dirigidos por el pederasta alemán, y exnazi, Paul Schäfer, fundaron la Colonia Dignidad. Los sprinters eran los niños que el médico tenía a su disposición. Uno de los esquemas de dominación más terribles del siglo XX.

Además…

Libros feministas muy cañeros
Ese perverso objeto de deseo
Experimentando la soledad


 

|

Comentarios