mujerHoy

Taller de Lectura

El blog de Mara Malibrán

miguel-angel-hernandez

El pasado que explica el presente

“El auténtico crimen sobre el que yo escribía era el que había cometido con mi pasado, con ese yo que
había quedado sepultado en el tiempo”. Miguel Angel Hernández en El dolor de los demás.

el-dolor-de-los-demas

La etiqueta literaria de moda se llama autoficción, un término banal que no complace ni siquiera a los autores que lo practican con éxito. En realidad, la autoficción es una autobiografía limitada a unos hechos concretos sobre los que el autor se inspira y al hacerlo reflexiona sobre sí mismo o, como en la novela que nos ocupa, va más allá y plantea además otras cuestiones. Hasta qué punto, por ejemplo, es ético escribir sobre la vida de los otros: “¿Qué derechos tenemos sobre ellos y su memoria?”. Porque eso es lo que hace Miguel Angel Hernández en esta intensa crónica biográfica: abrir heridas, convocar a los muertos, resucitar un pasado oculto y zarandear su dolor y el de los suyos, a ver qué sucede.

La novela arranca en el presente, cuando el escritor le cuenta a un colega que hace 20 años, en su pueblo, su íntimo amigo asesinó a su hermana y luego se tiró por un barranco. A partir de ahí, concibe el relato como una investigación en dos planos. Los capítulos sin numerar narran la reconstrucción de ese momento en que se produjo el asesinato de la Rosi y el suicidio de Nicolás, y los numerados discurren en el presente, donde el autor, como un detective, cuenta la investigación y habla de su familia murciana; infancia y adolescencia de un chico retraído y religioso.

Investigación del crimen pues, e investigación acerca de cómo esa tragedia revuelve y transforma a quien escribe. En cierto modo, asistimos, además, a un retrato sentimental de nuestra sociedad, y es aquí donde la empatía emocional con el lector se produce al hablar Hernández del pecado, del sexo, de sus padres y hermanos, o de esa madre tan familiar a todos: “Había dedicado su vida entera a servir a los demás”. Una novela valiosa sobre la catarsis que se produce al desenterrar y recomponer el pasado.

 

EN PRIMERA PERSONA Mirada retrospectiva, Lou Andreas-Salomé, Alianza Editorial.

mirada-retrospectiva-lou-andreas-salome

Autobiografía imprescindible para conocer a una de las mujeres más brillantes que ha dado la historia. Interesa especialmente porque nos acerca a la auténtica Lou Andreas Salomé y nos aleja del tópico misógino por el que lamentablemente se la conoce, la mujer devoradora de hombres de talento. Lou nos habla de esas preguntas que se hace una niña especialmente inteligente y sensible sobre el mundo que la rodea; de la vivencia de Dios, de su juventud, de su muschka (madre); del psicoanálisis y de su inmenso amor por la sabiduría. Y por supuesto, de dos hombres que la enamoraron, Nietzsche y Rilke, y de su maestro y colega, Freud.

A LA CONTRA Grandes éxitos. Antonio Orejudo, Tusquets Editores.

grandes-exitos-libro

Una especie de antología en la que, como en los grandes hit parades, hay de todo: textos hilarantes, como el formidable De la psicosis paranoica en sus relaciones con la personalidad; cuentos corrosivos como El intelectual, o el que parodia al escritor Javier Marías. Y reflexiones certeras: “Aquí esa vergüenza, la vergüenza de la ignorancia, ha desaparecido. Bueno, no es que haya desaparecido, es que nadie se considera ignorante por no haber leído a Kafka”. Un libro impagable, de un “escritor mutante” que considera que el elemento que unifica su obra no es una mirada, es una mirilla, la mirilla del francotirador. Genial.


Además…

Libros feministas muy cañeros
Ese perverso objeto de deseo
Experimentando la soledad

|

Comentarios