mujerHoy

Taller de Lectura

El blog de Mara Malibrán

_MG_9825

El afán de saber

¿Qué fui? ¿Qué soy?¿Qué debo ser? ¡Oh, cielos! ¿Por qué obrar
si soy una voz que nadie escucha?”. Vacilación, Concepción Arenal

concepcion-arenal

Al terminar de leer este impresionante retablo biográfico, es inevitable preguntarse por qué Concepción Arenal, una de las mejores cabezas del siglo XIX, según la autora, sea una desconocida de la que apenas recordamos su frase: “Odia el delito y compadece al delincuente”. La profesora Anna Caballé, movida por el mismo afán de saber que mueve a su protagonista, ha dedicado cinco años a indagar en esa vida y la ha sacado a la luz, en toda su intensidad, como un trozo de metal que se extrae de la tierra.

Mientras pasea por sus calles, la autora nos sumerge en el Ferrol Vello de comienzos de siglo, donde Conchita crece en una familia de nobleza rural y militares. Reservada y reflexiva, díscola y arrogante, con una ambición intelectual “inédita en las jóvenes a las que trata y de las que se sentirá lejana”, casa como tantas y como tantas enviuda joven. Y la vemos en Potes o en Gijón, con sus dos niños, escribiendo, pensando y trotando por el monte, escandalizando a los aldeanos que chismorrean que esos pantalones bajo las faldas son más propios de una loca que de una mujer.

Caballé sentencia: “Tenía un proyecto demasiado definido y radical para no resultar incómodo, especialmente a otras mujeres que estaban a años luz de su activísima mente”. Militante de la caridad junto a su fascinante amiga, Juana de Vega, viuda de Espoz y Mina, es nombrada visitadora de prisiones y comprueba el maltrato que padecen los presos. Esa experiencia la traslada a sus obras, Manual del visitador del pobre y El visitador del preso, donde propone la reforma de las cárceles y asilos. La gran biografía de una mujer austera, solitaria y sensible, que logró sacar adelante su enorme talento de la única manera posible, zafándose de su condición femenina.

 

DISTOPÍA Kentukis. Samanta Schweblin, Literatura Random House

71nLJQ831mL

“Había que esperar a que el kentuki se conectara a los servidores centrales y a que este se lineara con otro usuario, alguien en alguna otra parte del mundo que deseara ser kentuki”. Así son estas mascotas tecnológicas, objetos de deseo que permiten conectarse con desconocidos. Como magistral cuentista que es, la autora va alternando diferentes historias, cuyos protagonistas agudizan su desolación al entregar su intimidad a golpe de click. Una estupenda parábola distópica, que habla de la relación de alienación que mantenemos con la tecnología.

LEÍDO EN…. Mademoiselle. Conversaciones con Nadia Boulanger. Bruno Monsaingeon, Acantilado

ACA0381-416x657

No tengo cinco, 10 o 60 años, ni tengo 80; soy todo eso a la vez. Y todo cuanto sucede hoy ilumina lo que sentí inconscientemente a los cinco o seis años. ¡Pero cuánto desperdicio hay en el intervalo!”. Todos los que aman la música deben leer esta joya de ideas, anécdotas y pedazos de historia, pues quien habla es una anciana sabia, Nadia Boulanger, la más famosa profesora de composición musical del siglo XX. Una larga charla sobre los grandes músicos, la emoción de la escucha, pero también las reflexiones de una mujer sensible y culta, de la que Paul Valery dijo que era la música personificada.

|

Comentarios