mujerHoy

Taller de Lectura

El blog de Mara Malibrán

clara-obligado-escritora

Taller de lectura: La mujer que escribe

“Somos mujeres y las dos sabemos que solo podremos sobrevivir a estos hombres si vestimos el tosco sayal y llevamos el pelo rapado”. En La biblioteca del agua.

clara-obligado-la-biblioteca-de-agua

Que el cuento es el hermano misterioso de la poesía, en palabras de Cortázar, se entiende al leer este mágico artefacto narrativo, que su autora explica como “una suerte de escritura híbrida o mestiza, situada entre el cuento y la novela que expresara el mundo roto que quería representar”. Clara Obligado alquiló una vivienda en la calle Lope de Vega de Madrid, justo el mismo día que al lado, en Atocha, unos abogados laboralistas eran asesinados. Huía del horror de la dictadura argentina y se sumergió en el centro vital de una ciudad que salía de otra. En ese piso, la mujer que escribe y se cuenta a sí misma creció como escritora, y de allí parten, llegan y dan vueltas estos relatos, que van del Siglo de Oro a las antípodas, la Primera República, la Guerra Civil y el Madrid neoliberal gentrificado.
El libro es así como una guía de la ciudad, con una portada innovadora que se despliega en un mapa del barrio de las Letras donde suceden las historias. Pero es, sobre todo, un paseo vital por el acontecer de la condición femenina: el pesar de Isabel y Marcela, las hijas monjas de Cervantes y de Lope de Vega; la mujer hombre por voluntad del padre; o Liz, que desata su erotismo con unos zapatos rojos descubiertos en una maleta. Como el molinillo o el perro de cara de buena persona, esos zapatos, que esclavizan y al tiempo liberan del tedio del amor, reaparecen en otro cuento como un talismán de la suerte que Amarilis lleva en la maleta hacia esta Europa donde confía en que todo le irá mejor. La compleja singladura de las mujeres navega por estas formidables piezas narrativas que nos embaucan con una prosa penetrante de honda raíz latina.

Una joya. Yann Andréa. Marguerite Duras, Alianza Editorial.

yann-andrea-marguerite-duras

Amante, secretario personal y camarada de noches de alcohol, Yann Andrea fue la incondicional pareja de Marguerite Duras, la gran escritora francesa durante los últimos 16 años de su vida. Le llevaba 38 años. En este pequeño texto prodigioso, Duras cuenta cómo se conocieron, y al hilo de ese encuentro teje la prodigiosa historia de la relación tortuosa entre un niño y una joven, ambos judíos y víctimas del campo de concentración de  Auschwitz, en una colonia de vacaciones nada más terminar la guerra. Novela corta de prosa poética perfecta para sumergirnos en el mundo de una de las grandísimas plumas de la literatura.

Interesante. Los colores del incendio. Pierre Lemaitre, Salamandra.

los-colores-del-incendio

El autor envuelve por primera vez un drama humano, la implacable venganza de una rica heredera desposeída de sus bienes por sus más íntimos, en un contexto histórico bastante similar al que vivimos hoy. Entre 1927 y 1933, asistimos a una intriga presidida por la codicia de unos y el odio de otros. Con el mismo ritmo frenético habitual de sus novelas, Lemaitre desarrolla una trama criminal que engancha desde la primera página. Esta novela, que enlaza la quiebra de una familia con el horizonte bélico que se perfila sobre Europa, reafirma a este autor como uno de los exponentes más destacados de la narrativa francesa.


Además…

 Un pájaro una idea
La novela: geografía del dolor
El afán de saber

|

Comentarios